El que no llueva tiene sus ventajas para algunos trabajos, como los que se están realizando en el exterior del más que centenario Mercado de Abastos de Guadalajara. Sus piedras y sus ladrillos, que datan de 1883, están siendo sometidas desde hace semanas a un meticuloso trabajo de remozado, una a una, con espátula. El resultado es un edificio más claro y más luminoso en su exterior, mientras que prosiguen las labores de reforma también en el interior.

De la antigua campa ya poco queda de como se la conoció durante décadas. Tras derrumbar los almacenes de uno de los laterales, se ha rellenado con tierra para elevar el suelo alrededor de un metro y enrasar todas las puertas con las del muro que da a las aceras de la plaza de la Virgen de la Antigua. Las cuatro fachadas recuperan así en gran medida su traza original, sobre todo tras suprimirse la galería acristalada y la rampa de acceso que ocupaba todo un lateral.

 que deja ver y que A pesar de las lluvias ocasionales, las obras de reforma del centenario Mercado de Abastos de Guadalajara continúan. En los últimos días se ha estado trabajando con intensidad en la galería exterior, que se adosó hace ya muchos años para cumplir con la normativa de accesibilidad.

REHACSA es la empresa que está llevando a cabo este proyecto de recuperación, rehabilitación y reforma del edificio del Mercado de Abastos, cofinanciado con Fondos Europeos de Desarrollo Regional. El plazo de ejecución es de siete meses, por lo cual deberían estar terminados en marzo, pero no va a ser así. Con todo y con eso, la previsión municipal es que la obra quede terminada justo después de la Semana Santa, aprovechando esos días festivos para los últimos retoques en la zona de los puestos de alimentación, con el fin de no afectar más que lo imprescindible a la actividad de los comerciantes.

El Ayuntamiento de Guadalajara, aun manteniendo los comercios existentes (que se agrupan en la planta baja) va a habilitar nuevos espacios destinados a la restauración, hostelería y ocio en este monumento, ideado por Mariano Medarde en 1883 y contemporáneo de otros de la ciudad, como la Prisión Provincial. 

Más protagonismo que antes va a tener la entrada más próxima a la calle Doctor Mayoral, eliminada ya la parte más próxima a dicha calle, que hace años estaba ocupada por la cafetería y otros establecimientos. Se ha creado una entrada a nivel de la calle para favorecer la accesibilidad y que aún está en estructura.

Como queda dicho, además de quitar el acristalamiento existente en el lateral que daba al aparcamiento, se ha subido el nivel del suelo del dicho aparcamiento para que la planta 1 pueda tener salida directa a una zona que se convertirá en un espacio polivalente, capaz de albergar actividades culturales y de ocio al aire libre. Se recuperarán, también, las ventanas existentes en el nivel 2 del edificio (hasta ahora tapiadas) y se incorporará un ascensor e itinerarios accesibles. La escalera también se está reformando y se instalará un sistema de climatización, dicen que eficiente.

En cuanto a la distribución del Mercado de Abastos, los comerciantes se situarán en la planta 0 del mercado; en la planta 1 se ganará superficie reduciendo el vano central, al tiempo que se ha cambiado la cubierta del edificio. El objetivo es que este espacio albergue establecimientos dedicados a la hostelería y al ocio. La planta 2 contará con un espacio en forma de “U” polivalente. En él podrán realizarse conferencias, talleres, exposiciones, conciertos… Y además habrá espacio para varios puestos más. 

El proyecto incorpora también la mejora de la cubierta, la colocación de cierres de locales a través de sistemas enrollables motorizados, la instalación de alumbrado exterior en la fachada (que tendrá un carácter ornamental y se situará en los pilares de la fachada del edificio), instalación de detectores de presencia en el alumbrado y mejora del pavimento de la escalera. 

Para todo ello se cuenta con 860.857 euros más I.V.A.