Trabajos en el nuevo vallado del campus de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Demolición de un edificio para el nuevo campus de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)

Ahora ya sí: por fin se puede constatar que las obras del nuevo campus de Guadalajara están en marcha. Como se había anunciado por parte del rector el pasado mes de septiembre, la construcción se ha iniciado con un derribo: el de la conocida como “casa del guarda”, que en realidad era un edificio destinado a empleados del antiguo Colegio “María Cristina” y que albergaba tres viviendas, en buen estado de conservación.

Trabajos en el nuevo vallado del campus de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Trabajos en el nuevo vallado del campus de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)

Trabajos en el nuevo vallado del campus de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)El inmueble ha caído tanto por las nuevas necesidades de ordenación del recinto como por lo que esconde el subsuelo: un gran cementerio del siglo XIII, que es preciso estudiar antes de proseguir con el resto de trabajos en ese punto, casi enfrente de la actual de la Estación de Autobuses.

Además, ya se han iniciado las tareas para sustituir el vallado perimetral por otro de diseño más moderno, tanto en la calle Dos de Mayo como en Magisterio, en la calle Madrid.

Trabajos en el nuevo vallado del campus de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Trabajos en el nuevo vallado del campus de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)

La demolición y el nuevo vallado se han licitado conjuntamente. Aunque la obra salía con un precio estimado de prácticamente un millón de euros (970.881, exactamente), al final la empresa INESCA, SA ha asumido el proyecto por 661.394 como importe final de la adjudicación, impuestos incluidos.

El motivo de cambiar antes de nada el cierre del recinto viene explicado, con una prosa bastante ampulosa, en la propia memoria: “La sustitución de la reja metálica existente por otra de trazado contemporáneo y mayor solidez, manifestará la voluntad de la Universidad de desarrollar un campus contemporáneo que integrará las preexistencias para respetar el carácter de esta zona de la ciudad”.

Las preexistencias son los edificios principales, que se mantienen aunque a buen seguro se beneficiarán de cambios estéticos.

Trabajos en el nuevo vallado del campus de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Edificios principales del campus de Guadalajara el 14 de noviembre de 2020. (Foto: La Crónic@)

Como parte de las nuevas instalaciones universitarias, el nuevo campus contará con un aparcamiento de unos 11.500 metros cuadrados construidos, con tres plantas soterradas y con una capacidad aproximada de 250 vehículos. Ese reducido número de plazas ya indica claramente la importancia que tiene el encargo asumido por el Ayuntamiento para dotar de un aparcamiento en superficie o en altura en la misma zona, lo bastante grande como para las nuevas necesidades. El hecho de trasladar en un futuro el parque de bomberos tiene que ver con esa necesidad, que será acuciante según se vayan acabando las obras del campus.

El cementerio mudéjar, pendiente de estudio

Los estudios previos hablan de “un enorme cementerio mudéjar”, dentro del recinto de “las Cristinas”, bajo lo que era la casa ahora derribada. De ese osario ya se tenía constancia documental. Se entiende que es similar a otro de Uceda, con enterramientos en fosas con orientación general norte-sur, con la disposición del cuerpo en decúbito
supino con la cabeza volteada al sureste hacia la Meca, más el uso de tablas de madera para la cubrición de fosas. En los sondeos preliminares se extrajeron restos óseos de cuatro cuerpos. Se estima que se desarrolló este cementerio a finales del siglo XIII y principios del XIV.

En las siguientes ilustraciones se puede recordar cómo era el inmueble ya derribado, así como su ubicación:

El vallado, el primero de muchos cambios

Cuando los arqueólogos lo permitan, también sobre ese punto se seguirá transformando este antiguo colegio para huérfanas de militares en un campus apropiado para las exigencias del siglo XXI. En ese lugar se habilitará un parking subterránea, como ya se ha dicho, y sobre él un edificio destinado a la investigación.

El nuevo vallado, de lamas, será todo lo que puedan ver los ciudadanos de Guadalajara, desde el exterior:

Dentro, habrá espacio no sólo para sulas sino incluso para un centro de congresos “moderno y sostenible en términos energéticos y económicos”, un parque botánico, e incorporará la rehabilitación de la antigua muralla de la ciudad, según lo ha anunciado hace meses por el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en la propia capital alcarreña.

Las mayores novedades del proyecto del campus fueron presentadas en público cuando aún nadie usaba mascarilla, el pasado 2 de marzo de 2020, en un acto del que dio detallada cuenta LA CRÓNICA.

Según apuntó ese mismo día el rector, José Vicente del Saz, el de Guadalajara será un campus “moderno, muy completo y sostenible”. Entonces se calculaba que los trabajos principales se iniciarán para abril o mayo del 2021. Por entonces aún no habíamos empezado a sufrir la pandemia del COVID-19… que por ahora no ha podido con el cronograma establecido.

Más información: