Jesús Ortega ha firmado por RECAMDER.

El Gobierno de Castilla-La Mancha trabaja ya en la próxima programación del Programa de Desarrollo Rural (PDR) en el cual los Grupos agrupados en la Red Castellano Manchega de Desarrollo Rural de la región van a ser “pilar imprescindible para el futuro de los pueblos”, según ha detallado el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo.

Una apuesta decidida para hacer frente al reto demográfico que también se refleja en la nueva Ley de Medidas económicas, sociales y tributarias frente a la Despoblación y para el Desarrollo Rural, de la cual resalta la existencia de una discriminación fiscal positiva, una propuesta incluida en el Manifiesto de Sigüenza.

En este sentido, el consejero ha señalado que esto supondrá que “los habitantes de nuestros pueblos donde haya más dificultades, van a pagar menos impuestos”, poniendo encima de la mesa “por primera vez en nuestro país, una discriminación positiva para aquellos que más están haciendo en la sociedad en la que viven porque deciden invertir o vivir en uno de nuestros pueblos”, ha informado Junta en nota de prensa.

Así lo ha destacado Francisco Martínez Arroyo durante su visita a la Oficina Comarcal Agraria de Almadén, donde se ha presentado, además, el programa que se desarrolla con la Federación de Mujeres Rurales (FADEMUR) e Igualdad y que permite que las oficinas agrarias sean espacios seguros donde las mujeres “se van a sentir acompañadas, protegidas y se las va a intentar ayudar”, ha subrayado el consejero.