Juan Luis Pajares lee el manifiesto en defensa de la hostelería el 12 de noviembre de 2020 en Guadalajara.
Juan Luis Pajares lee el manifiesto en defensa de la hostelería el 12 de noviembre de 2020 en Guadalajara.

Representantes de la Federación provincial de Turismo y Hostelería de Guadalajara, integrada en CEOE-CEPYME Guadalajara, encabezados por Juan Luis Pajares y Mario de Lucas, presidente y vicepresidente, respectivamente, han leído este jueves en la capital de la provincia un manifiesto, en el que se solicita un plan de apoyo para garantizar la supervivencia del sector.

Alertan de que el 31 de diciembre, si no se toman las medidas de apoyo necesarias para el sector, esta crisis podría suponer el cierre de un tercio de los establecimientos, hasta 100.000, y la pérdida de entre 900.000 y 1,1 millones de puestos de trabajo, entre directos e indirectos, según las previsiones en el peor de los escenarios.

El acto, que ha tenido lugar en la sede de la Federación, se convocaba al mismo tiempo en el resto de provincias españolas de la mano de Hostelería de España. Se reclama al Gobierno central un plan de apoyo, con medidas reales que permitan la supervivencia de los empleos y las empresas de la hostelería.

Durante la lectura del manifiesto, llevada a cabo por Juan Luis Pajares, se ha hecho referencia a los datos que arroja la crisis provocada por la pandemia. Hasta ahora, con las estadísticas de octubre, ha supuesto en España el cierre 65.000 negocios hosteleros, la pérdida de 350.000 puestos de trabajo y que la facturación haya caído más del 50% respecto a 2019.

La extensión en el tiempo de la pandemia y el debilitamiento de las empresas hace que las medidas habilitadas, como los ERTES y préstamos ICO, ya no sean suficientes. Se cifra en 8.500 millones de euros el presupuesto que sería necesario para generar ayudas directas al sector.

Por eso, en el escrito enviado al Gobierno, el sector hostelero reclama una coordinación con las Comunidades Autónomas y la administración local para la aplicación de medidas económicas paliativas de los efectos económicos de la pandemia y de la declaración del estado de alarma.

No es la primera protesta en defensa de la hostelería que se ha planteado en Guadalajara desde el inicio de la pandemia.
No es la primera protesta en defensa de la hostelería que se ha planteado en Guadalajara desde el inicio de la pandemia.

Medidas alternativas

Desde la Federación provincial de Turismo y Hostelería de Guadalajara, se explica que “existen otros modelos posibles, como la apuesta por planes y fondos con ayudas económicas directas y a fondo perdido, que ayudan a sobrevivir a sus industrias de hostelería y turismo, que están aplicando otros países de Europa como Francia o Alemania. O, sin ir más lejos, en España estamos viendo en sitios como Baleares o Madrid, que funcionan modelos que compatibilizan la contención de la pandemia con el desarrollo de las actividades económicas de nuestro sector”.

Las propuestas presentadas por la hostelería son:

• Aplicación de ayudas directas, a fondo perdido, para la supervivencia de las empresas y los autónomos durante los periodos de estado de alarma/pandemia.

• Aplicación de fondos europeos para el mantenimiento y supervivencia de las empresas y los autónomos durante los periodos de estado de alarma/pandemia.

• Definición de un Plan Estratégico de la Gastronomía de España, contemplando toda la cadena de valor, que sea el referente orientador de las acciones y aplicaciones de fondos, evitando las duplicidades y asegurando eficiencias en la aplicación de recursos, en los niveles estatal, autonómico y local. Dicho plan servirá para enmarcar las acciones específicas de impulso en materia de crecimiento y transformación digital y transición hacia la economía circular y el incremento de la sostenibilidad. Igualmente debe ser el marco para incorporar acciones de apoyo directo a las empresas y los autónomos del sector.

• Impulso de un Plan de Formación específico para la mejora de la gestión económica y la profesionalización del sector hostelero y turístico. Dicho plan ha de incluir la implantación de la TARJETA PROFESIONAL de HOSTELERÍA y TURISMO, promovida por los agentes sociales en el marco del Acuerdo Laboral Estatal de Hostelería, como elemento de mejora de la competitividad y la digitalización de las empresas y los autónomos.

• La moratoria automática, con ampliación de los periodos de carencia de la devolución de los principales de los créditos, durante todo el tiempo que perduren el estado de alarma o la declaración de pandemia. La complicada situación que están viviendo las empresas y los autónomos, con actividades restringidas o directamente prohibidas por el estado de alarma o los decretos autonómicos, hace de imposible cumplimiento de devolución de ningún tipo de préstamo.

• Modificación de la regulación de alquileres, que contemple las circunstancias de estado de alarma, toque de queda o regulación asimilada, y pandemia, como circunstancias que permitan
– La eliminación total del pago de los alquileres durante los periodos de cierre total de los establecimientos, y este coste sea aplicado con cargo al plan de apoyo y reconstrucción.
– La reducción proporcional del pago de los alquileres, durante los periodos de cierre de franjas horarias o limitación de usos y de la actividad de los establecimientos, con cargo a plan de apoyo y reconstrucción.

• Derogar la cláusula de los ERTES con relación al mantenimiento del empleo en los seis meses siguientes a la reanudación de la actividad. Con el transcurso del tiempo es una necesidad la reestructuración de muchas empresas y autónomos, si quieren garantizar su supervivencia, lo que las obliga a tomar la decisión de aplicar ERES o concursos, por lo que están actuando sin ánimo defraudatorio, sino por puro estado de necesidad. Así como la prórroga automática y unida a los estados de alarma y/o pandemia, que deje sin efecto el límite del 31 de enero de 2021.

Menos impuestos

Además de todas estas medidas se proponen otras acciones relacionadas con la reactivación de la demanda como el compromiso de bajar impuestos al consumo (IVA al 5%) no subir impuestos directos o indirectos que lastren la capacidad de reactivación y la competitividad internacional de nuestra industria, e invertir recursos en bonos y ayudas directos a familias y empresas, aplicables al consumo directo en hostelería (bares, restaurantes, hoteles…) que promuevan el consumo y la actividad económica para el sector.

Manifestación de hosteleros en Toledo, a su paso por delante del Palacio de Fuensalida el 12 de noviembre de 2020.
Manifestación de hosteleros en Toledo, a su paso por delante del Palacio de Fuensalida el 12 de noviembre de 2020.

Reclamaciones también desde Toledo

Cerca de unos 500 integrantes del sector de la hostelería de la provincia de Toledo se han manifestado este jueves por las calles de la capital regional para mostrar su enfado con las restricciones impuestas por las administraciones que les afecta de forma directa y les lleva a la “ruina”. De ahí que, además de reclamar una serie de medidas que suponga un plan de “rescate” para el sector, hayan defendido que sus locales son espacios seguros frente al COVID-19, pues cumplen con la normativa higiénico-sanitaria.

Los hosteleros y empresarios del ocio nocturno de Toledo, custodiados por un fuerte dispositivo policial, se han concentrado en la Plaza del Ayuntamiento, para partir después hasta el Palacio de Fuensalida, sede del Gobierno regional, y terminar su protesta en la céntrica Plaza de Zocodover, frente a la Delegación del Gobierno, siguiendo la llamada de la Asociación Provincial de Hostelería y Turismo de Toledo (AHT), que se ha sumado a la convocatoria nacional del gremio.

El presidente de la asociación, Tomás Palencia, ha denunciado que las diferentes administraciones han adoptado medidas altamente lesivas para el sector a fin de frenar la pandemia, sin articular medidas compensatorias.

De ahí que, además de la exención de impuestos, haya pedido al Gobierno regional ayudas a fondo perdido para que las empresas puedan soportar los cierres impuestos por Sanidad. De igual modo, quieren ayudas para hacer frente a los costes de productos perecederos, gastos de suministros, impuestos locales o consumo directo en bares restaurantes u ocio nocturno.

En un plano más local, los empresarios de la ciudad han reclamado a las diferentes administraciones que promocionen el turismo en la capital regional y medidas que reactiven el Casco Histórico, pues el 90 por ciento de los establecimientos hosteleros de la zona antigua de la capital regional viven de los visitantes extranjeros.

“Las administraciones tienen suficientes armas como para combatir esto. Necesitamos que se unan entre ellas, dejen sus diferencias y se pongan trabajar para salvar a un sector que está muriendo”, ha alertado Tomás Palencia.

“No somos culpables”

“Los hosteleros no somos culpables, podemos llegar a ser parte de la solución. Las reuniones que se hacían en bares y restaurantes se siguen haciendo en casas y son más peligrosas. En nuestros espacios se mantienen las medidas higiénico-sanitarias que estipula la ley”, ha defendido.

Preguntado sobre la intención del equipo de Gobierno toledano de flexibilizar la instalación y ampliación de las terrazas de los establecimientos de hostelería de la ciudad para que puedan “evitar el cierre” y compensar las restricciones impuestas en la ciudad tras decretarse las medidas de nivel 3, el representante de los hosteleros de la ciudad ha lamentado que esta medida “llega tarde”.

“Lo solicitamos en junio y para el verano nos hubiera venido muy bien. Llega cuando no apetece estar en las terrazas por el clima”, ha lamento Tomás Palencia, que ha añadido que se van a reunir con el equipo de Gobierno para estudiar como se va a materializar esta medida.

Más información: