Sede de la Consejería de Sanidad, en Toledo.
Sede de la Consejería de Sanidad, en Toledo.

El diputado regional de Ciudadanos en las Cortes de Castilla-La Mancha, David Muñoz Zapata, ha criticado al Gobierno de Emiliano García-Page su “falta de compromiso con la conciliación entre la carrera profesional y la vida familiar de las mujeres” y ha puesto como ejemplo la gran diferencia que hay en los puestos directivos de la Junta de Comunidades indicando que “7 de cada 10 están ocupados por hombres, a pesar de que en la Administración autonómica hay más funcionarias que funcionarios”.

De este modo, Zapata ha alertado que según el último informe del Tribunal de Cuentas “el 53% del personal de las consejerías de la Junta de Castilla-La Mancha son mujeres, es decir, más de la mitad”. Sin embargo, advierte que, “solamente un 31% de los puestos de las viceconsejerías, direcciones generales y secretarías generales están ocupadas por mujeres”.

“A los socialistas se les llena la boca con la igualdad de género, pero solo es fachada”, ha criticado el diputado de Ciudadanos. Lo que demuestra el informe del Tribunal de Cuentas, ha dicho, “es que en Castilla-La Mancha hay una brecha de género muy pronunciada”. Zapata ha afirmado que en nuestra región queda un largo camino por recorrer para conseguir una igualdad real en el trabajo entre hombre y mujer, “por eso exigimos al Gobierno que dé ejemplo a las empresas e implante políticas de conciliación en la Junta de Comunidades que rompa el techo de cristal al que se enfrentan las funcionarias para alcanzar puestos directivos”.

Para el diputado de la formación de centro, que el Gobierno sea paritario es una “fachada”, porque “lo que demuestra el informe del Tribunal de Cuentas es que las funcionarias de la Administración autonómica lo tienen más difícil llegar a puestos directivos que sus compañeros varones”.

Por ello, Ciudadanos exige al Gobierno de Castilla-La Mancha “trabajar en políticas de conciliación que sirvan como ejemplo para las empresas de la región”, añadiendo que la Junta de Comunidades no puede pedir conciliación a las empresas y luego no predicar con el ejemplo, señalando el fomento y extensión del teletrabajo como una de las políticas más efectivas para conseguir la conciliación y “romper el techo de cristal que los datos del Tribunal de Cuentas demuestran que existe en la Junta de Comunidades”.