Nada más entrar en el parador de ofrecerán mascarilla y gel desinfectante.
Parador de Sigüenza.

Paradores ha creado un menú infantil con una selección de platos agrupados por tipología de productos con una estructura similar a la carta de los adultos y especialidades regionales que representen el lugar en el que se ubican los establecimientos.

Esta propuesta incluye, por ejemplo, Migas en Aragón, Castilla-La Mancha, Extremadura y Navarra; Cucurucho de Cazón en adobo en Andalucía; cachopo en Asturias; papas arrugadas en Canarias; sopa castellana en Castilla y León; canelones a la catalana en Cataluña; pinchitos morunos en Ceuta y Melilla; fritura de calamares y rabas en Comunidad de Madrid y Cantabria; coca de atún en Comunidad Valenciana; empanada gallega; sartén riojana; zarangollo murciano y merluza en salsa verde en el País Vasco.

Lo más normal, común para todos los paradores

Dentro de la oferta conjunta, que es la misma para todos los Paradores excepto el plato regional, los niños pueden elegir como entrantes croquetas de jamón caseras, ensalada de cogollo, maíz, queso, atún y aceitunas deshuesadas, pisto de verduras con huevo de corral, crema de calabacín con picatostes de queso, sartencilla de patatas, jamón y huevo, sopa de cocido con fideos o macarrones con picada de ternera y salsa de tomate artesana, opción que también está disponible sin gluten.

Entre los platos principales se mantienen clásicos como el pescado blanco asado o rebozado o la hamburguesa de ternera retinta a la parrilla, de la que también existe versión vegetal, o los dados de pollo. La propuesta se completa con pez espada a la parrilla o pescado local, medallones de ibérico a la plancha y albóndigas caseras en salsa de almendra.

En la carta de postres se incorporan propuestas como la tarta del Parador o el flan de huevo artesano, junto a opciones como un laminado de fruta con sorbete de naranja, yogur natural con fruta deshidratada y helados y sorbetes.

Más información: