4.1 C
Guadalajara
24 abril 2024
InicioSucesosNegarse a la prueba de alcoholemia es posible... pero tiene consecuencias

Negarse a la prueba de alcoholemia es posible… pero tiene consecuencias

La protagonista de este caso en la N-320 se negó de todas las formas posibles a que se le practicara la prueba de alcoholemia por parte de los agentes de la Guardia Civil.

-

Una conductora de 38 años ha protagonizado en la N-320 una escena que, según testimonios, alcanzó altas cotas tensión y que ha derivado en la imputación de tres posibles delitos. La protagonista se negó de todas las formas posibles a que se le practicara la prueba de alcoholemia por parte de los agentes de la Guardia Civil. Tampoco se llegó a hacer un análisis de sangre en el Hospital, que es donde se zanjan las eventuales discrepancias sobre la ebriedad o intoxicación, cuando se producen.

La escena se desarrolló el pasado martes y 13, para satisfacción de los más supersticiosos. Ocurrió a la altura del kilometro 309 de la N-320, en Torrejón del Rey. Fue allí cuando la conductora chocó contra un árbol.

Alertados del accidente, se desplazó al lugar una patrulla del Destacamento de Tráfico de Guadalajara. Al llegar, los agentes observaron que la mujer «presentaba síntomas evidentes de hallarse bajo la influencia de bebidas alcohólicas», según detallaban este sábado desde la Comandancia de la capital alcarreña.

Al ser requerida para someterse a las pruebas de impregnación alcohólicas, se negó a realizarlas de una manera que, cuando menos, se podría calificar de vehemente. Al comprobar su documentación se pudo constatar también que le constaba una pérdida de vigencia del permiso de conducción, por pérdida total de puntos.

«La Unidad de Investigación de Seguridad Vial (UNIS) del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Guadalajara instruyó diligencias por la investigación de la conductora como presunta autora de tres delitos contra la seguridad vial, por conducir con pérdida de vigencia del permiso de conducción por la pérdida total de puntos, por la negativa a someterse a las pruebas de alcoholemia y drogas y por conducir un vehículo a motor bajo las influencias de bebidas alcohólicas en base a la sintomatología que presentaba», según ha confirmado la Guardia civil de Guadalajara en un comunicado.

Delito del Código Penal

Concretamente, la negativa a realizar la prueba de alcoholemia requerida por un agente de la Autoridad está tipificada como delito de desobediencia. Se ocupa de ello el artículo 383 del Código Penal, que es el que establece también las posibles penas:

«El conductor que, requerido por un agente de la autoridad, se negare a someterse a las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia y la presencia de las drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas a que se refieren los artículos anteriores, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años«.


Más información: