El Ayuntamiento de Guadalajara ha decidido reforzar el dispositivo especial de limpieza puesto en marcha de cara a los vermús de este martes, 31 de diciembre, y a la limpieza del miércoles, día 1 de enero, posterior a la fiesta de Fin de Año.

El balance de los servicios de los pasados días 24 y 25 de diciembre es "satisfactorio", insisten, aunque el buen tiempo y el éxito de la fiesta de Nochebuena hacen prever una mayor afluencia incluso en los eventos de este martes.

Veinte operarios se harán cargo de la limpieza posterior a los vermús de este martes con tres barredoras, una más que el 24, y dos baldeadoras.

En la mañana del miércoles, otras tres barredoras y tres baldeadoras se harán cargo de retirar los residuos que en el caso de la Navidad fueron cuatro toneladas.

Un total de 24 establecimientos repartidos por toda la ciudad cuentan con autorización municipal para la realización de vermús en la vía pública, que tendrán que acabar a las siete de la tarde, exactamente igual a lo que ocurrió en Nochebuena.

En todos los casos se ha hecho obligatoria la contratación de urinarios portátiles.