Lluvia sobre Guadalajara, durante una tormenta de abril de 2021. (Foto: La Crónic@)
Lluvia sobre Guadalajara, durante una tormenta de abril de 2021. (Foto: La Crónic@)

El mes de mayo tendrá un carácter normal en cuanto a las temperaturas, aunque las tormentas y los chubascos se sucederán durante las dos primeras semanas y durante la segunda quincena predominará el tiempo más estable, según ha pronosticado Meteored.

Según el experto en meteorología de Meteored Samuel Biener, el mes que comenzará este sábado tendrá unas temperaturas acordes con las normales, tras un abril que ha resultado “fresco” en amplias zonas del país, aunque se estrenará con abundantes lluvias en el norte de la Península y Baleares.

A partir de mediados de la próxima semana, prevé que las temperaturas experimenten un notable ascenso y se superarán los 20ºC en gran parte del país e incluso rondarán los 30ºC en el valle del Guadalquivir.

Biener ha resumido abril como un mes “bastante especial”, con “innumerables” chubascos y tormentas en gran parte del país y con persistentes vientos de levante, que junto con la abundante nubosidad han provocado que las temperaturas hayan sido más frescas de lo normal para su climatología.

No obstante, prevé que mayo estará marcado durante la primera mitad por las altas presiones, que durante las últimas semanas han estado situadas entre Groenlandia y Centroeuropa, y han acercado a España borrascas atlánticas que irán perdiendo fuerza. Esto, según añade, permitirá que se vuelva a tener grandes claros y temperaturas normales para la época.

Sin embargo, añade que dentro de esta estabilidad creciente persistirá “cierta variabilidad” de modo que las jornadas estables y temperaturas altas se alternarán con otras que estarán marcadas por las tormentas, debido a las muchas ondulaciones que presentará la corriente en chorro en las primeras semanas.

Segunda mitad del mes

Durante la segunda quincena volverá el anticiclón de las Azores y se espera que las altas presiones se refuercen en la zona de las Azores y la Península. En algunas zonas como Andalucía, Extremadura, el sur de Castilla-La Mancha y en el archipiélago canario, las temperaturas podrían superar en 1,5 ºC la media histórica a final de mes.

Así, el experto de Meteored señala que mayo, que es uno de los meses más lluviosos en el Pirineo catalán, el valle del Ebro, el Sistema Ibérico, algunos puntos de las Béticas y la parte sur de la meseta norte, por lo que “no sería de extrañar” que los chubascos tormentosos aparezcan con regularidad en estos territorios.

Por zonas, precisa que durante la primera mitad del mes de mayo, en el noroeste peninsular, el Cantábrico Oriental, puntos de la mitad este y el archipiélago Balear, presenciarán chubascos más abundantes de lo normal.

En la segunda mitad, las precipitaciones podrían situarse por debajo de la media en Extremadura, el oeste de Castilla y León, la Cordillera Cantábrica y el Sistema Central, así como en zonas próximas. Frente a esta escasez de lluvias, Canarias sí podría albergar precipitaciones en la recta final de la primavera climatológica.