Entrega de los Broches de Oro.
Entrega de los Broches de Oro.

Los restaurantes Abuela Maravillas de Zorita de los Canes; Maná de Aldeanueva de Guadalajara; Casa Parri de Poveda de la Sierra; Ballestero de Cogolludo y Mesón Despeñalagua de Valverde de los Arroyos recibieron el pasado viernes sus correspondientes «Broches Gastronómicos del Medio Rural». Se trata de una distinción instaurada por la Academia de Gastronomía de Castilla-La Mancha.

En Guadalajara, los académicos de número son María González Prat, Miguel Lezcano Quiles, Tomás Nieto Taberné, Juan Antonio Nuevo y Pedro Aguilar, siendo ya aceptadas las candidaturas, para su inmediata incorporación, que será aprobada oficialmente en la próxima Asamblea General de Enrique Pérez, Víctor Fuentes, Mario de Lucas y Carlos Moreno.

El acto de entrega de los premios, celebrado en Oropesa (Toledo), estuvo presidido por el presidente autonómico, Emiliano García-Page, quien estuvo acompañado, entre otras autoridades, del consejero de Agricultura, Martínez Arroyo, así como de numerosos académicos en representación de cada una de las provincias.

En sus palabras, el presidente Page valoró el buen hacer de una institución como la Academia de Gastronomía de Castilla-La Mancha, que ha establecido estos premios con los que se pretende destacar el trabajo de esos restaurantes a veces poco conocidos, que hacen una labor extraordinaria en nuestra región, dando a conocer una de nuestras virtudes más importantes como es la buena mesa y la buena cocina. «En muy poco tiempo, el esfuerzo del sector convierte el beber y el comer en esta tierra en un elemento principal y, a propósito de ello, se consigue, en un circulo magistral del turismo y la economía, todo lo demás. Y eso es especialmente importante en las zonas rurales».

Por su parte, el secretario de la Academia de Gastronomía, Ángel Ramírez, en nombre del presidente, José María San Román, que no pudo asistir por el fallecimiento de su madre, quiso destacar cómo, cada uno de los establecimientos galardonados, cinco por cada provincia, con su trabajo diario dan a conocer los exquisitos platos de la cocina regional, «una cocina que es contundente, recia, humilde desde su origen y elaborada con productos locales», y agregó que todos son «referentes humanos de esta realidad, de cómo se hace patria desde el buen yantar». También indicó el secretario de la Academia que Castilla-La Mancha pasa «por un momento apasionante» que ha pedido saber aprovechar y ha ensalzado la gastronomía como el vínculo que debe identificar la región con España y el mundo.

Más información: