Alberto Rojo, ante los periodistas; detrás, Rafael Pérez Borda, de Ciudadanos.
Alberto Rojo, ante los periodistas; detrás, Rafael Pérez Borda, de Ciudadanos.

El alcalde de Guadalajara, Alberto Rojo, ha anunciado este jueves que, previsiblemente, para estas Navidades será una realidad la conexión de la A-2 con la N-320 sin tener que pasar por la rotonda de Cuatro Caminos. Del mismo modo, habrá acceso más seguro con la Plaza de Europa y la Avenida Eduardo Guitián. Con esto se evitará, según resaltan desde el Ayuntamiento, que los vehículos que vayan a Cuenca, a los pantanos o a la zona comercial tengan que atravesar el nudo de Cuatro Caminos de Guadalajara, “lo que favorecerá la descongestión de este punto de la ciudad, donde se registran algunos accidentes”. El PSOE ha insistido durante los últimos años, desde la oposición, en criticar repetidamente el tráfico en este punto de la capital alcarreña.

En una comparecencia ante los medios en el punto donde se va llevar a cabo la obra, Alberto Rojo ha anunciado esta obra “necesaria”, que “llevaba mucho tiempo esperando” y que “pronto será realidad”. Estaba acompañado del primer teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Rafael Pérez Borda (Ciudadanos), y el concejal de Obras, Jaime Sanz (PSOE).

Tres meses y 250.000 euros para una polémica de años

La licitación de la obra ha sido firmada ya por el alcalde, quien ha avanzado que este mismo jueves sale ya publicada en el perfil del contratante dicha licitación por importe de 250.000 euros y un plazo de ejecución de tres meses, y a partir de este viernes las empresas tendrán veinte días naturales para presentar sus ofertas.

Según Rojo, la previsión es que la obra se adjudique este verano, que las obras arranquen en septiembre y si se cumple el periodo previsto y “si todo va bien”, que a final de año este nuevo ramal entre en servicio para los guadalajareños.

Pero para el alcalde, aunque esta acción es importante ya que se va a ejecutar y va a favorecer la descongestión de Cuatro Caminos, uno de los nudos que el regidor ha considerado entre los más “problemáticos y conflictivos”, ha señalado que no es una acción aún suficiente sino que se precisarán acciones más de choque.

Pendiente la participación del Estado

En este sentido, el alcalde ha anunciado también que en los próximos días se dirigirá, además, al Ministerio de Fomento, para solicitar una reunión y analizar más detenidamente el nudo de Cuatro Caminos porque “no puede quedar así para siempre” y requiere “una solución eficaz y de choque” lo antes posible.

El regidor ha recordado que esta obra fue una exigencia por parte de la Dirección General de Tráfico al Ayuntamiento en febrero de 2018 pero que no se ejecutó en su momento porque no había partida presupuestaria para ello, algo que ahora sí existe porque “se consideraba necesario”. Ha reprochado las cantidad de fotos que muchos se han hecho a costa de distintos proyectos sobre esta obra y ha reivindicado “menos presentaciones y más realidades”, asegurando que es lo que ellos están haciendo.

Así será el nuevo ramal

En cuanto a las características del nuevo ramal, el regidor ha precisado que el carril se separará del actual que hay mediante hitos flexibles para que no haya ningún problema con el carril bici. Tendrá un ancho de 3,5 metros, un metro de arcén en la parte izquierda, 1,50 en la derecha y una vez que esté la obra, se duplicará la iluminación.

También se ha referido a cómo el nuevo equipo de Gobierno también “ha desbloqueado y desenquistado” otras obras, como el acceso al Hospital Universitario o el ramal de incorporación de la calle San Agustín, trabajos que estaban “empantanados” y que hubo que “rehacer” para ponerlos en marcha, según la interpretación hecha por el alcalde de Guadalajara.

Más información: