Control de la Guardia Civil en una carretera de la provincia de Guadalajara.
Control de la Guardia Civil en una carretera de la provincia de Guadalajara.

La Guardia Civil ha terminado por detener a cuatro personas después de dos meses de investigación. Se les suponía autores de cuatro robos en el interior de vehículos, cometidos hace tres meses en las localidades de Soria y de Almazán, como al final ha sido acreditado. Durante todo este tiempo se ha estado trabajando para demostrar que lo que estos individuos llevaban de vuelta a la capital de España no era suyo… sino de otros.

Según ha informado ahora la Guardia Civil, se pudo recuperar gran cantidad de herramientas utilizadas en la construcción, valoradas en más de 15.000 euros. En principio, según ha podido confirmar LA CRÓNICA, sólo pudieron ser sancionados  entonces por saltarse el confinamiento perimetral, que ya estaba vigente por esas fechas. Pero la cosa daba para mucho más, como luego se comprobó.

Fue el pasado 29 de enero cuando agentes de la Guardia Civil de Guadalajara dieron el alto a dos furgonetas que circulaban a la altura del kilómetro 44 de la A-2, a la altura de Azuqueca de Henares. Los conductores intentaron esquivar el control, sin conseguirlo.

Una vez interceptadas las furgonetas, e identificados sus cuatro ocupantes, se localizó en el maletero de una de ellas gran cantidad de herramientas, de las utilizadas en la construcción.

Furgoneta “lanzadera”

La Guardia Civil no tardó en concluir que la furgoneta que circulaba en primer lugar realizaba las veces de “lanzadera”, para poder alertar a la que iba detrás de ella a suficiente distancia –y que es la queque transportaba las herramientas– de la presencia de agentes en la carretera.

Las herramientas recuperadas habían sido sustraídas, según se demostró muchas semanas más tarde, del interior de vehículos que se encontraban estacionados en la vía pública, en las localidades de Soria y de Almazán.

Las detenciones, el pasado jueves

Ha sido ahora, el 18 de marzo, cuando se ha procedido a la detención de los cuatro sospechosos de entonces. Tienen edades comprendidas entre los 26 y 35 años de edad, todos ellos con domicilio en la Comunidad de Madrid. Se les ha puesto ante el juez como  presuntos autores de cuatro delitos con fuerza en el interior de vehículos.

Esta operación continúa abierta, no descartándose la implicación de los detenidos en la comisión de otros ilícitos penales. Las herramientas recuperadas fueron entregadas a sus legítimos propietarios.

Más información: