Mural en la Plaza de San Esteban, en octubre de 2020.
Mural en la Plaza de San Esteban, en octubre de 2020.

Desde este lunes, la Plaza de San Esteban ha cambiado de fisonomía. En uno de sus laterales, donde durante décadas estuvo la imprenta de Antero Concha y en los últimos lustros se mantuvo “El Boquerón”, la pared del solar está ocupada ahora por un mural con mensaje feminista.

Se trata de la obra del artista grafitero Dulze, materializada durante el fin de de semana dentro de la programación de los talleres de igualdad y juventud puesta en marcha por la Concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de Guadalajara, en colaboración con AIMA y Mundología.

El solar de la Plaza de San Esteban deja ver el edficio de los Juzgados, que pronto quedará también abandonado. (Foto: La Crónic@)
El solar de la Plaza de San Esteban deja ver el edificio de los Juzgados, que pronto quedará también abandonado. (Foto: La Crónic@)

La segunda teniente de alcalde y concejala responsable en la materia, Sara Simón, visitó el resultado este martes, destacando no sólo su calidad artística, “si no el mensaje absolutamente trascendental que transmite de visibilizar, de empoderar a las mujeres que han hecho historia en nuestra ciudad y que gracias a ellas hemos seguido avanzando y avanzamos hacia una sociedad más justa. Estamos, sin duda, ante un gran homenaje a su contribución”.

El mural cita a Isabel Muñoz Caravaca y López Acevedo, maestra, periodista, astrónoma y feminista (Madrid, 1848-Guadalajara, 1915); Juana Quílez Martí: bibliotecaria (Albacete, 1906-Guadalajara, 2004); María Felipe Pajares: maestra y pedagoga, (Trijueque, 1848 – San Sebastián, 1913) y Luisa Cuesta, bibliotecaria (Medina de Rioseco, 1892 – Madrid, 1962).

Momento de la demolición del edificio del bar "El Boquerón", en la plaza de San Esteban. (Foto: La Crónic@)
Momento de la demolición del edificio del bar “El Boquerón”, en la plaza de San Esteban. (Foto: La Crónic@)

Un solar que ya debería estar edificado

Según la normativa vigente, los propietarios de un edificio que deba ser demolido por tener reconocido su estado de ruina están obligados a empezar la construcción de un nuevo inmueble sobre el solar resultante en menos de dos años. Pasado ese plazo, el Ayuntamiento tendría que recordárselo de forma fehaciente e iniciar los trámites para corregir esa situación.

En el caso de Guadalajara, días pasados se anunció que se va a “penalizar” con 400 euros anuales cada uno de los solares existentes en la ciudad. La nueva tasa será igual para todos, al margen de la superficie que ocupen.

Más información: