En la octava planta de este edificio de la calle del General Perón en Madrid, sede del Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, se decide el futuro de la feria taurina de Guadalajara.
En la octava planta de este edificio de la calle del General Perón en Madrid, sede del Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, se decide el futuro de la feria taurina de Guadalajara.

El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales ha concedido la medida provisional solicitada por una empresa, 2020 Feria Toro SL, para suspender el procedimiento de contratación de la feria taurina de Guadalajara de septiembre de 2021. Se trata de una medida provisional, pero efectiva: «Será la resolución de los recursos la que acuerde el levantamiento de la medida adoptada», como aclaran desde el propio tribunal.

Lo más curioso es que este trámite puede terminar por no afectar en absoluto al resultado final, ya que el Ayuntamiento optó por no adjudicar y constituirse en empresa para la organización de la «miniferia» de septiembre. El camino seguido es diferente… por más que haya papeles aún de mesa en mesa en Madrid.

La decisión se ha publicado este martes, 3 de agosto de 2021 y fue adoptada por la Secretaría General el pasado 29 de julio. Contra el acuerdo dictado no cabe recurso alguno, aunque si cabría sobre lo que se contenga en la futura resolución, para la cual no hay una fecha concreta.

El tribunal, con sede en Madrid, ha aceptado que «los perjuicios que podrían derivarse de la continuación por sus trámites del procedimiento de contratación son de difícil o imposible reparación» por lo que «procede suspender provisionalmente éste hasta el momento que se dicte la resolución del recurso».

Las corridas, con fecha pero sin decisión final

Este nuevo episodio se suma a los ya acaecidos, con ribetes surrealistas, dentro del azaroso procedimiento para adjudicar la celebración de una miniferia taurina en Guadalajara para el ya inminente mes de septiembre. Lo penúltimo conocido fue que el Ayuntamiento asumía «de forma directa» la organización de los festejos. Hasta llegar a ese punto había pasado casi de todo.

Como adelantó LA CRÓNICA, el pliego planteado fue recurrido por una empresa mexicana. Sin esperar a que el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales paralizara el proceso o desestimara el recurso, en el Ayuntamiento de Guadalajara siguieron adelante con el procedimiento… con resultados sorprendentes.

El que recurre es el único que se presenta

Así, se certificó que la única empresa que se había presentado al concurso era, precisamente, la recurrente. La Mesa de Contratación la descartó, valorando su oferta… ¡con cero puntos!

En efecto, a la una de la tarde del pasado 26 de julio se celebraba la reunión de la Mesa de Contratación, cuyos integrantes no encontraron forma de conceder ni un solo punto a la empresa 2020 Feria Toro, SL ni por la valoración de las ganaderías (con hasta 35 puntos posibles), ni por los matadores y rejoneadores (otros 35 puntos en liza), ni por la ganadería para los recortadores (hasta 10 puntos) ni por la «valoración del material y el resto de condiciones», que podría haber sumado otros 10 puntos hasta un total de 90. La suma de los méritos de la única empresa dispuesta a organizar las corridas de Guadalajara fue un rotundo cero. Quedaba, por tanto, «automáticamente excluida», según la terminología administrativa. Habría necesitado un mínimo de 60 para haber superado la prueba.

2020 Feria Toro, SL es una mercantil con domicilio social en Madrid y constituida el 7 de junio de este mismo año. Se ha dado a conocer por Guadalajara al ser utilizada para solicitar que se suspenda cautelarmente el procedimiento de contratación «por poderse producirse daños de difícil o imposible reparación». En el registro de la sociedad limitada figura como representante un torero mexicano de 30 años de edad cuyo apoderado era en 2020 un polémico empresario.

El recurso tuvo entrada en el Tribunal el pasado día 12 julio. Si el calendario ya estaba muy ajustado para encontrar cuadrillas y toros a estas alturas de la temporada, los plazos son todavía más improbables y complicados. Ahora, ya no sólo en el caso de tener que esperar la decisión que llegue de Madrid y cumplir, además, con las propias fechas concedidas en el pliego para eventuales alegaciones, sino por los últimos acontecimientos de la Mesa de Contratación. Salvo que todo se suspenda y se tomen otros derroteros.

Corridas a cargo del Ayuntamiento

Una de las opciones que menos interés despertaba entre los responsables municipales, la de que el Ayuntamiento se constituya en empresa, ya no es que siquiera se descarte, sino que es la finalmente elegida.

Quedan, por tanto, en el aire los cuatro festejos taurinos que el Ayuntamiento todavía decía querer celebrar entre los días 10 y 12 de septiembre de 2021 en el coso de Las Cruces, sin empresario desde la «espantá» del pasado mes de mayo de sus últimos gestores.

 

Nadie sabe a ciencia cierto cómo se van a poder volver a abrir las puertas del coso de Las Cruces para dar festejos taurinos en Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Nadie sabe a ciencia cierta cómo se van a poder volver a abrir las puertas del coso de Las Cruces para dar festejos taurinos en Guadalajara. (Foto: La Cró[email protected])

Una Feria complicada… y no por la pandemia

En este espectáculo digno de bol de palomitas con sofá, se está como corrobora esta información a la espera de lo que decida el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, un organismo que depende del Ministerio de Hacienda y que es un viejo conocido de la Corporación alcarreña, ya que fue utilizado políticamente en mandatos anteriores. El caso más notorio ocurrió, aunque ya pocos lo recuerden, cuando el socialista Daniel Jiménez consiguió paralizar de ese modo en 2013 el llamado «megacontrato de servicios» que había ideado Jaime Carnicero, con la anuencia de Antonio Román.

Para intentar tumbar el pliego, desde 2020 Feria Toro, SL se abundaba en los cinco folios presentados en que «la descripción del criterio de adjudicación carece de la precisión y grado de detalle necesario, vulnerando lo dispuesto en el artículo 145.5 b) de la LCSP. La utilización de términos como «corridas toristas», así como «valoración del material y resto de condiciones requeridas en el pliego», “valoración de matadores y rejoneadores”, “tipo de ganadería a utilizar” no expresan qué características, elementos, aspectos, cualidades o atributos de las ganaderías y toreros, se tomarán en consideración para valorar las proposiciones».

Más allá del embarullado estilo literario de su redactor, queda claro que lo que esgrime es que «el margen de discrecionalidad en la posterior evaluación de las ofertas superará el límite de lo razonable porque el órgano evaluador no tiene límites concretos establecidos en el PCAP para emitir su juicio técnico».

¿Qué toreros? ¿Qué toros?

El Ayuntamiento había planteado la realización para los primeros días de septiembre de dos corridas de toros y una corrida de rejones. Se llegaba incluso a facilitar una relación de posibles diestros, con lo mejor del escalafón: •Morante de la Puebla • Diego Urdiales •Ginés Marín •El Juli • Juan Ortega •Antonio Ferrera • Pablo Aguado •Emilio de Justo •Paco Ureña •Sánchez Vara •José Mari Manzanares •Roca Rey •Curro de la Casa • Daniel Luque • Manuel Escribano •Román •Octavio Chacón •Cayetano •Miguel Angel Perera •Finito de Córdoba.

En el apartado rejoneadores, las propuestas se tenían que ceñir a • Diego Ventura •Leonardo Hernández • Pablo Hermoso de Mendoza •Andy Cartagena •Lea Vicens •Rui Fernándes •Guillermo Hermoso de Mendoza o Sergio Galán.

Del mismo modo, para la selección del ganado, se primaba con 35 puntos la elección de ganaderías «toristas», sin especificar que se entiende por tales. A cambio de un teórico y potencial cargo en taquilla superior a los 300.000 euros, el equipo municipal de gobierno ofrecía una ayuda a de 15.000 euros.

Al margen de la argumentación jurídica utilizada, lo que más peso puede tener es el precedente de lo ocurrido con el Ayuntamiento de Navalcarnero en 2019. El Tribunal equivalente en la Comunidad de Madrid apreció parcialmente un recurso para un caso que guarda similitudes con este.

Acucia el tiempo

El alcalde de Guadalajara, Alberto Rojo, aseguraba a comienzos de junio que haberse quedado sin empresario en el coso de Las Cruces no iba a ser un impedimento para la celebración de festejos taurinos este año en la capital de la provincia. Según insistía, habrá feria taurina “en función de que la situación epidemiológica lo permita”.

Rojo asumía que, “a lo que no da tiempo ahora, es a sacar un nuevo pliego para varios años”, algo que se hará a lo largo de este 2021.

“La solicitud de rescisión de contrato por parte del adjudicatario de la gestión de la plaza de toros no tiene absolutamente nada que ver con que este año haya o no haya toros”, insistía.

Más información: