Juzgados de Guadalajara, en la Plaza de Beladíez. (Foto: La Crónic@)
Juzgados de Guadalajara, en la Plaza de Beladíez. (Foto: La Crónic@)

El Juzgado de Primera Instancia nº4 de Guadalajara ha exonerado de una importante deuda a un matrimonio de la ciudad, en una sentencia doble que se ha resuelto aplicando la Ley de Segunda Oportunidad.

Según ha difundido la compañía de asesoramiento jurídico que ha llevado este concurso, la pareja había acumulado una deuda de 360.750 euros. Ambos tienen un hijo en común. Uno de los cónyuges, con una nómina de 1.500 euros, debía 190.750 euros a siete bancos; el otro, con unos ingresos mensuales de 812 euros, acumulaba una deuda de 170.000 euros con Bankia.

Amparándose en la Ley de Segunda Oportunidad, muy desconocida pero que entró en vigor en España en 2015, la deuda ha quedado cancelada.

¿Cómo funciona la Ley de Segunda Oportunidad?

Para cancelar la deuda mediante este tipo de procedimiento concursal, siguiendo la Ley de Segunda Oportunidad, el Juzgado tiene que objetivar que el concurso no ha sido declarado culpable, que en la conducta de los que lo instan se aprecia buena fe, que no existe plan de pagos ante la inexistencia de bienes liquidables, que los deudores no han sido condenados por delito alguno, que estos intentaron un acuerdo extrajudicial, que no hay créditos contra la masa que el deudor tenga que tener satisfechos total o parcialmente, y que no hay personado ningún acreedor que se oponga a la solicitud.