Page, en el estrado de las Cortes de Castilla-La Mancha.
Page, en el estrado de las Cortes de Castilla-La Mancha.

Partido Popular y Ciudadanos han coincidido este lunes en pedir al PSOE que «no aplique el rodillo que le otorga tener mayoría absoluta» y se avenga a aceptar las enmiendas que ambos partidos han elaborado para mejorar los presupuestos que el Gobierno regional ha elaborado para el 2021 y que ambas formaciones consideran que son mejorables.

Así lo han expresado, de viva voz, tanto el diputado del Grupo Parlamentario Popular Miguel Ángel Rodríguez como la portavoz de Ciudadanos, Carmen Picazo, en las ruedas de prensa previas que han ofrecido en el inicio de la Comisión de Economía que debate las enmiendas presentadas por los tres grupos a las cuentas.

«Nadie se va a quedar atrás», insiste el PSOE

El encargado de abrir el turno de comparecencias ha sido el presidente del Grupo Socialista que, tras asegurar que las presentadas por el Ejecutivo son las cuentas de la «recuperación» con las que «nadie se va a quedar atrás», ha lamentado nuevamente que las enmiendas del PP suelen estar «hechas al peso» y parecen más «el timo del tocomocho que una realidad factible».

Dicho esto, se ha referido al tan aclamado plan de recuperación que pide el PP y que según Mora «destartala» el presupuesto «sin llegar a ayudar ni a empresarios ni a trabajadores». También ha tildado de «esperpéntico» que con 500.000 euros los de Paco Núñez pretendan realizar 37 instalaciones educativas y deportivas.

Tras insistir que los ‘populares’ con sus enmiendas «al peso desvisten a un santo para vestir a otro», el presidente de los parlamentarios socialistas ha advertido de que «va a ser muy difícil aprobar ni una sola» de sus propuestas, pese a que su partido lamenta que «hayan perdido la posibilidad de contribuir» a las cuentas.

Todo lo contrario ocurre con las presentadas por Ciudadanos que, según Mora, al ser «mucho más razonables», les permitirá alcanzar algún tipo de acuerdo que se traduzca en una realidad presupuestaria. «La sensatez y los intereses de Castilla-La Mancha deben guiarnos», ha concluido.

«Afán propositivo» desde el PP

Opuesta visión ha mostrado el diputado del PP Miguel Ángel Rodríguez, que ha defendido que las enmiendas de su partido tienen un «claro afán propositivo» y están cargadas de con ganas de aportar soluciones a las demandas de los castellanomanchegos. «No son otra cosa que esas demandas de la sociedad de Castilla-La Mancha trasladadas a un papel para que el Gobierno regional sea capaz de estudiarlas y asumirlas como propias», ha defendido el parlamentario ciudadrealeño, que ha asegurado que «vienen a corregir situaciones que no contemplan las cuentas para 2021».

Ha insistido en que esas 179 enmiendas, lejos de ser «al peso» como alega el PSOE, corrigen los «errores» de gestión de Emiliano García-Page y su Gobierno, que las rechaza solo por el hecho de que los ‘populares’ hayan sido la correa de trasmisión de los ciudadanos de la región y hayan canalizando las necesidades de «los que peor» lo están pasando a causa de la pandemia.

«De manera general plantean un plan de rescate negado por la Junta pero muy necesitado por muchos colectivos», ha defendido Rodríguez, que ha criticado que el PSOE, que «habla de consenso», ya haya anunciado que no va a aceptar ni una de las mejoras que el PP presenta a las cuentas del 2021, «después del trabajo ímprobo que hemos hecho y de que Paco Núñez lleve meses recorriendo la región escuchando a los castellanomanchegos».

Y es que Rodríguez, que ha insistido que se trata de un presupuesto «ficticio» que contempla 800 millones de euros en ingresos que tienen que ver con las ayudas europeas que el Ejecutivo «aún no sabe cuándo van a llegar», ha lamentado que el PSOE de las Cortes regionales «vaya a pasar su rodillo».

«Me da envidia sana de otras instituciones que aunque gobernadas por socialistas sí son capaces de bajarse del pedestal, no aplicar el rodillo y alcanzar acuerdos por el bien de todos los vecinos», ha terminado añadiendo Rodríguez, en alusión a la Diputación de Ciudad Real, donde PP y equipo de Gobierno han llegado a un acuerdo para aprobar el presupuesto del 2021.

Ciudadanos y sus «líneas naranjas»

De su lado, la portavoz del Grupo Parlamentario Ciudadanos, Carmen Picazo, ha asegurado que su formación, que una vez más ha reafirmado su compromiso de ser «útil» a los castellanomanchegos, ha logrado establecer unas «líneas naranjas» de cara a apoyar las cuentas del Ejecutivo regional.

Dichas líneas pasan por asegurar ayudas directas a fondo perdido para autónomos, pymes y familias, fortalecer la Atención Primaria, destinando a ella el 25% de los fondos de sanidad o impulsar la Carrera Profesional, acabando con una ley «injusta» de la época de Cospedal que en cinco años de Gobierno Emiliano García-Page ha sido incapaz de modificar.

Dicho esto, Picazo ha presumido de que su formación haya sido capaz de «frenar» la intención del PSOE de subir el sueldo de Page y sus consejeros, alegando que el dinero público «ha de ser para quien sufre crisis».

Y es que, según su portavoz, lejos de la postura que han mantenido PSOE y PP, que históricamente se han vetado sus respectivos presupuestos, Ciudadanos, gracias a su voluntad de hacer «política útil», se sienta a negociar y consigue «rectificar lo que no está bien hecho en beneficio de los castellanomanchegos».

De ahí, ha insistido, que las 113 enmiendas presentadas por su Grupo
aspiren a presentar alternativas que mejoran las cuentas. «Ahora la pelota está en el tejado del PSOE, que si las acepta beneficiarán a miles de familias. Los castellanomanchegos van a ver si tenemos a un PSOE dialogante o si, por el contrario, tenemos a un Page dispuesto a aplicar el rodillo de la mayoría absoluta sin escuchar a nadie», ha terminado apuntando Picazo.

Más información: