Plaza de Santo Domingo, en Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Plaza de Santo Domingo, en Guadalajara. (Foto: La Cró[email protected])

Este viernes se ha desarrollado en el Ayuntamiento de Guadalajara el llamado «Debate sobre el estado de la ciudad», para el que el alcalde, Alberto Rojo, se reservaba algunos anuncios inesperados. Quizá el más resonante sea el de la reforma integral de la plaza de Santo Domingo, para la cual no ha dado fechas concretas pero sí algunos detalles.

La obra se prevé muy ambiciosa, pues a ella se le quieren dedicar dos millones y medio de euros. Cuando se termine, insistamos que en una fecha todavía incierta, se habrán cambiado también los sentidos del tráfico rodado en este punto neurálgico de la ciudad, condicionado como otras calles por la cada vez más cercana implantación de la Zona de Bajas Emisiones.

Más árboles y otra fuente en Santo Domingo

Rojo ha cifrado en 100 los nuevos árboles que se plantarán en el «nuevo» Santo Domingo, que también tendrá zonas de juego infantil, con un parterre más grande que el actual y una nueva fuente «con luz y color», según ha definido textualmente el alcalde.

Para el uso cotidiano, lo más relevante sería, sin embargo, que los técnicos consigan que «la plaza deje de estar partida», como ha prometido Alberto Rojo, de modo que la circulación de los peatones sea más cómoda, presumiblemente desviando el tráfico hacia el lateral.

Plaza de Santo Domingo.

Las restricciones al tráfico ¿en 2024?

Todo lo anterior, al igual que las obras previstas en varias calles de la ciudad, tiene que ver con la casi inminente Zona de Bajas Emisiones, que supone limitar la circulación rodada en el centro de Guadalajara.

Las restricciones son obligadas por una ley estatal, que impone su aplicación en 2023 para todas las localidades con más de 50.000 habitantes. Es de suponer que no ha habido lapsus cuando Alberto Rojo ha anunciado que esa Zona de Bajas Emisiones llegará a la capital alcarreña el 1 de enero de 2024, cumplido ya ese plazo que es preceptivo.

Obras en Miguel Fluiters desde el 9 de enero

Para ir abriendo boca en cuanto a la adaptación de la ciudad a un aire menos contaminado, las obras de Miguel Fluiters para plantar en ella una hilera de árboles se iniciará, según ha anunciado también el primer edil, el 9 de enero, justo después de la llegada de los Reyes Magos que, en lo tocante a las arcas municipales, se llama Unión Europea, que es la que financia casi todos estos proyectos.

Otras obras «de regeneración», según la terminología empleada y que «darán más espacio al peatón e introducirán más vegetación en el casco», alcanzarán a las plazas de San Esteban y General Prim, la calle Miguel de Cervantes, la plaza Virgen de la Antigua, las calles Ronda de San Antonio Alvarfáñez de Minaya, Manuel Medrano, Francisco de Quevedo y Miguel Fluiters.


Más información