Preparándose para una angiografía.
Preparándose para una angiografía.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha adjudicado el contrato de actualización y suministro, instalación y puesta en funcionamiento de las salas de angiografía digital para los servicios de radiodiagnóstico del Hospital Universitario de Guadalajara y el de Albacete, con una inversión conjunta de 899.998 euros.

El Diario Oficial de Castilla-La Mancha publicaba este miércoles la resolución de la Secretaría General del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha por la que se da publicidad a la formalización del contrato para la realización de esta inversión. Aprobada por el Consejo de Gobierno en el pasado mes de agosto, esta renovación permite mejorar de forma notable el parque tecnológico de los Servicios de Radiodiagnóstico de Albacete y Guadalajara, donde se va a actuar en dos salas de radiología intervencionista, que actualmente cuentan con una antigüedad superior a los 11 años.

En el caso de Guadalajara, el angiógrafo digital se viene empleando en intervenciones de radiología intervencionista para el tratamiento de patologías tales como trombectomías u obstrucciones en arterias y venas, o bien para la instalación, retirada, cambio y control de catéteres, gastrostomías o colocación de sondas en el estómago, angioplastias o colecistostomías (drenajes de la vía biliar).

Más de un millar de intervenciones al año

El angiógrafo digital se empleó a lo largo del pasado año en un total de 1.208 procedimientos realizados en el Hospital Universitario de Guadalajara. De éstos, 1.077 fueron procedimientos vasculares de carácter terapéutico y 131 fueron procedimientos de tipo diagnóstico.

En el caso de los procedimientos vasculares terapéuticos, las más numerosas fueron las intervenciones relacionadas con la colocación, retirada o control de catéteres (un 43,26 por ciento), el control de procedimientos intervencionistas (un 22,9 por ciento) o drenajes, mientras que en lo relativo a procedimientos de carácter diagnóstico en los que se emplea el angiógrafo digital, el más frecuente fue la colangiografía transhepática percutánea o análisis de las vías biliares mediante rayos X (casi el 26 por ciento).

Más información: