La recuperación de la actividad está siendo complicada para muchos pequeños negocios de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
La recuperación de la actividad está siendo complicada para muchos pequeños negocios de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)

El pleno del Ayuntamiento de Guadalajara ha dado luz verde este viernes a la modificación presupuestaria necesaria para reunir 6,7 millones de euros y destinarlos al Plan de Reactivación Económico y Social. Como recordarán los lectores de LA CRÓNICA,  el documento fue firmado recientemente con CCOO, UGT y CEOE. Su propósito es ,para afrontar la crisis del COVID-19 y ayudar a empresas, autónomos y colectivos vulnerables.

Este necesario trámite ha sido avalado por 15 votos a favor (PSOE, Cs, Aike y Unidas Podemos-IU), frente a los 8 en contra del PP y las dos abstenciones de Vox

El alcalde, Alberto Rojo, ha avanzado que, tras esta aprobación, el equipo de Gobierno aprobará el 12 de junio las ayudas para autónomos, comercios y pequeñas empresas, cuantificadas en 3,1 millones de euros, que están incorporados en el Plan de Recuperación.

Además, el alcalde ha anunciado que, previamente, el próximo 8 de junio, se convocará a todos los partidos a la mesa de trabajo con los sindicatos y la CEOE para analizar la respuesta a la crisis del COVID-19 y dichas ayudas.

El regidor ha agradecido los apoyos recibidos para que este punto haya salido adelante porque se trata de “una aprobación histórica que va a ayudar a muchas personas”, ha dicho, tras precisar que, para ello, el próximo 12 de junio habrá una Junta de Gobierno Extraordinaria a partir de la cual se podrán comenzar a solicitar estas ayudas.

Rojo ha adelantado algunas cuestiones fundamentales que motivarán estas líneas de ayudas. La primera es que a ellas podrán optar aquellos autónomos o trabajadores dueños de pequeñas empresas, de comercio, hostelería u otro tipo de servicios, de hasta 10 puestos.

Sólo para los afectados por el estado de alarma

Ha indicado que, quienes quieran optar a las mismas, deberán acreditar el cierre y cese de su actividad durante el estado de alarma, una reducción considerable de ingresos o la aplicación de los ERTE, otorgando más puntos a quienes rescaten a sus trabajadores de los mismos para reincorporarlos a la actividad.

El debate ha sido largo y duro en calificativos, entre las partes. La portavoz socialista, Sara Simón, ha recriminado a su homólogo en el PP, Jaime Carnicero, la falta de apoyo a esta modificación de crédito y ha llegado a pedir su dimisión por su “deslealtad”.

El portavoz del PP ha justificado su oposición a la propuesta en el hecho de que no existe un informe jurídico que la avale y a que podría suponer entrar en una inestabilidad presupuestaria que conllevaría no poder pagar a los proveedores, a lo que Simón se ha limitado a responderle con que si llegan a esta situación por una buena causa, aún tendría justificación.

Ciudadanos, del naranja al rojo

Carnicero ha insistido en la “irregularidad” de esta modificación y ha reprochado igualmente a Ciudadanos el hecho de actuar “no con un ADN naranja sino rojo”, con clara alusión a forma de funcionar en el gobierno de coalición que mantiene con el PSOE.

Han sido reproches mutuos en un pleno en el que la voz de Vox, a través de su portavoz, Antonio de Miguel, también se ha dejado notar, insistiendo en la necesidad de primar ahora las ayudas a los guadalajareños y reprochando la actuación del Gobierno en esta crisis.