Los modelos de familia van cambiando y no siempre se ajustan a lo idealizado durante siglos.
Los modelos de familia van cambiando y no siempre se ajustan a lo idealizado durante siglos.

El Ayuntamiento de Guadalajara ha anunciado que está trabajando en la redacción de un Plan de Diagnóstico de las familias de la ciudad, lo que debería llevar aparejado «acciones que respondan a sus necesidades». «Los primeros trabajos han comenzado ya con la visita a familias con perfiles específicos; a continuación, se enviará una encuesta a toda la ciudadanía para tener una radiografía más amplia de las diferentes realidades de las familias de la ciudad», explica el concejal Ignacio de la Iglesia.

La encuesta, en realidad, ya existe y es accesible desde la web del Ayuntamiento. Se llama oficialmente ‘Cuestionario sobre la situación actual de las familias de la ciudad de Guadalajara y sus entidades singulares 2022’. Dejará de estar visible el próximo 21 de noviembre.

Según ha podido comprobar LA CRÓNICA, a lo largo de una veintena de bloques de preguntas, se inquiere al vecino que participa en la encuesta sobre asuntos como si alguien miembro de la familia sufre adicciones, si hay algún enfermo mental en el seno familiar, si las tareas domésticas se reparten equitativamente y también si «el poder en la familia lo tienen los adultos» o hay «lucha de poder en la dinámica familiar».

También se pregunta en este cuestionario por posibles casos de violencia de género. Varios epígrafes aluden a la situación económica de los integrantes de la familia y a su participación, o no, en los programas sociales del Ayuntamiento. Entre los datos personales, se pregunta por el barrio en el que vive, para una mejor segmentación.

En busca de «agentes de participación ciudadana»

«Estamos realizando visitas y entrevistas personalizadas a familias con perfiles específicos que nos permitan conocer sus necesidades y; en función de ellas, elaborar un Plan de Diagnóstico con el que, como su propio nombre indica, diagnosticar las realidades a las que se enfrentan», reitera el concejal de Bienestar Social, el cual añade que la idea es que «en un futuro puedan convertirse en agentes de participación ciudadana».


En este cuestionario, que se enviará a todos los hogares de la ciudad, se abordan diferentes supuestos «con el fin de crear ese mapa de las familias de la ciudad con el que queremos tenerlas identificadas, para poder atender sus necesidades”, enfatiza De la Iglesia.


Más información: