CUENCA, 14 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Castilla-La Mancha abrirá finalmente su confinamiento perimetral desde el 23 de diciembre hasta el 6 de enero y permitirá las reuniones de diez personas, al mismo tiempo que ha recomendado que no sean más de dos núcleos familiares los que se reúnan.

Así lo ha asegurado este lunes el vicepresidente de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, durante una visita a Jábaga, en la provincia de Cuenca. La previsión que maneja el Consejo de Gobierno que se celebrará este martes es que, «si todo va según lo previsto con respecto a los datos», se permita la entrada y salida de la región entre el 23 de diciembre y el 6 de enero.

De esta forma, tanto «familiares y allegados» podrán entrar en la Comunidad Autónoma «a cenar o comer en las fechas navideñas, tanto en Nochebuena, Navidad, Nochevieja o Año Nuevo con sus familiares».

Así, Martínez Guijarro ha asegurado que se procederá a una «apertura parcial» del confinamiento perimetral de la Comunidad Autónoma. Además, las noches de Nochebuena y Nochevieja se alargará el toque de queda hasta las 1.30 horas «exclusivamente para volver al domicilio personal».

Respecto al número máximo de personas será de 10 durante esos días específicamente, incluyendo niños, siempre y cuando sean convivientes. El vicepresidente regional ha recomendado que sean un máximo de dos unidades de convivencia las que se junten en estas fechas, «pero es solo una recomendación», ha reiterado.

El número dos de Emiliano García-Page ha informado que este «es el planteamiento que se acordó en el Consejo Interterritorial de Salud y se va a trasladar a la normativa de la Comunidad Autónoma». Este martes se abordará en el Consejo de Gobierno y posteriormente se verá refrendado en un decreto del presidente autonómico.

Con todo, Martínez Guijarro ha vuelto a enfatizar que la apertura va a ser tanto de entrada como de salida, «si lo autorizan los otros territorios colindantes con la región».

RESPONSABILIDAD

De su lado, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha indicado que quieren «transmitir un mensaje de responsabilidad y, ya que estamos viendo el final del túnel, que no se relaje nadie, que se guarden las distancias y medidas porque precisamente contagiarse ahora, cuando en unos meses habrá vacuna y solución es incomprensible».

Así se ha pronunciado García-Page en Chinchilla de Montearagón (Albacete), donde ha inaugurado la reforma del CEIP ‘Alcalde Galindo’, y ha pedido «aguantar este último tramo».

Precisamente, sobre la vacunación García-Page ha estimado que antes de que empiece el verano, la región tendrá «probablemente» la «inmensa parte» de la Comunidad Autónoma vacunada. «Eso hará que podamos afrontar en Semana Santa un régimen más abierto».

«En el momento en el que circule la vacunación iremos en progresión, sin reducir la responsabilidad, pero sí el grado de inconvivencia al que estamos obligados en estos momentos tan duros», ha aseverado.