El detenido, preparado para el primer golpe de adoquín contra la puerta del banco en la madrugada del pasado domingo, en Cifuentes. (Foto: La Crónic@ / Guardia Civil)
El detenido, preparado para el primer golpe de adoquín contra la puerta del banco en la madrugada del pasado domingo, en Cifuentes. (Foto: La Cró[email protected] / Guardia Civil)

Muy escasa pericia demostró un individuo, de 27 años de edad y con domicilio habitual en Madrid, en su empeño por acceder hasta el interior de la oficina de Ibercaja en Cifuentes.

Ya era complicado conseguirlo a las bravas y de madrugada, emprendiéndola a golpes contra la puerta de cristal del banco. Más difícil aún pasar desapercibido a las 6 de la mañana de un domingo, el del 27 noviembre, en medio del silencio de la noche de la casi siempre tranquila localidad alcarreña.

Que, tras el aviso de un vecino al 062 y la movilización de una patrulla la Guardia Civil, se pudiera detener a este sujeto ya entra dentro de lo más previsible.

Escondido en el lavadero

A los agentes no les llevó demasiado tiempo localizar al presunto autor de los hechos, que se había escondido en el antiguo lavadero. Su indumentaria y descripción coincidía con la aportada por vigilantes de la empresa de seguridad que visualizaron las cámaras de videovigilancia de la entidad bancaria.

Esta persona, de nacionalidad española, fue conducido hasta el Juzgado de Guardia de Guadalajara, para responder por un presunto delito de robo en grado de tentativa… adoquín mediante.

El vídeo no tiene desperdicio:


Más información: