Redacción de LA CRÓNICA, en la calle Pintor Antonio del Rincón, de Guadalajara.

El aplauso se ha convertido, cada tarde, en la forma más común de expresarse en España. Sus destinatarios son, desde la distancia, aquellos que más están trabajando por sacarnos de la pandemia. Hoy, nuestros aplausos, un millón de aplausos, tienen que ir para los lectores de LA CRÓNICA. Más exactamente, 975.923 veces por las 975.923 que alguna noticia de este diario ha sido leída, en el móvil o en cualquier otro soporte, a lo largo del último mes. Ser seguidos por un millón de pares de ojos nos confirma, obviamente, que no estamos solos en nuestra labor, porque ustedes están ahí.

Los datos certificados por OJD para el pasado mes de marzo amplían y confirman la buena acogida dada al renovado diseño del periódico. Nuevas secciones y una estructura más clara y dinámica están dando soporte, ahora como hace 20 años, al mismo afán de facilitar la mejor información, del modo más atractivo. Gracias a todos por reconocer este esfuerzo y compensarnos con su permanente atención.

La solidez de nuestro proyecto se ha puesto a prueba en el seguimiento constante, y tan ha menudo doloroso, de la pandemia de COVID-19. Creemos, sin falsas humildades, que la respuesta profesional dada por LA CRÓNICA está siendo ampliamente reconocida por nuestros lectores, lo cual nos reconforta. Que en los 31 días de marzo haya habido 319.554 personas, “visitantes únicos” en el argot, que se hayan informado a través de este diario es algo que no podemos olvidar: nos agrada saberlo tanto como nos obliga a no desfallecer. Y que la inmensa mayoría de esos lectores vuelvan varias veces al día, todos los días, nos hace sentir su fuerza.

En las última semanas, LA CRÓNICA ha venido publicando un excelente trabajo de Nacho Izquierdo, uno de los mejores fotoperiodistas en activo, un auténtico lujo para cualquier medio, local o nacional. La serie de imágenes que han ilustrado nuestra galería de los  que trabajan frente al coronavirus ha sido seguida, en cada entrega, por decenas de miles de lectores. Quédense con esas imágenes en la retina y en la memoria. Han sido una muestra, especialmente brillante, de nuestra vocación por informarles y de hacerlo siempre del modo más atractivo, desde el titular hasta la última línea del texto.

Un millón de gracias. Un millón de aplausos.

Seguiremos juntos, unidos en el mismo empeño, noticia a noticia hasta que podamos informar, 975.923 veces o las que sean necesarias, de que el virus ha sido superado.