Calle Santa Teresa de Jesús. (Foto: La Crónic@)
Calle Santa Teresa de Jesús. (Foto: La Crónic@)

Lo que más impresionaba en la mañana del domingo al recorrer la calle Santa Teresa de Jesús y sus aledaños era, además del frío, el silencio de la calle. En el barrio de La Llanilla lo habitual es el ajetreo incesante, de lunes a sábado. Pero este domingo, apenas pasa nadie, ni siquiera por Virgen de la Soledad.

La víspera, un joven de 27 años de edad había sido detenido por la Policía Nacional en uno de esos pisos, junto al cadáver de su madre. Estaba encerrado con el cuerpo exánime de ella, una mujer de 52 años de origen colombiano, en la vivienda familiar.

Calle Santa Teresa de Jesús, horas después del crimen ocurrido en una de esas viviendas. (Foto: La Crónic@)
Calle Santa Teresa de Jesús, horas después del crimen ocurrido en una de esas viviendas. (Foto: La Crónic@)

Fue la llamada de un vecino la que alertó a la Policía Nacional de que algo grave podía haber pasado. Ante la imposibilidad de acceder al interior, los bomberos tuvieron que forzar la puerta de la vivienda para acceder al interior, porque estaba cerrada. Dentro del piso, encontraron tanto a la víctima como al presunto autor de los hechos.

Horas más tarde, sólo silencio en la calle Santa Teresa de Jesús, a la espera de que pasen una mañana, una tarde y una noche para que casi todo (y todos) puedan volver a la normalidad de la rutina diaria.

Del drama y de sus circunstancias la Policía Nacional guarda reserva, que sólo se romperá de forma definitiva y detallada cuando llegue el momento del juicio. Será otro más de los celebrados en los últimos años en la Audiencia Provincial de Guadalajara… esa ciudad ciudad tranquila donde, decían, nunca pasa nada.

Calle santa Teresa de Jesús. (Foto: La Crónic@)
Calle Santa Teresa de Jesús. (Foto: La Crónic@)

Más información: