Cielos despejados y calor es lo que se espera en Guadalajara y en toda España este martes. (Foto: La Crónic@)
Para el 9 de junio se esperan cielos despejados en Guadalajara, sol y calor. (Foto: La Crónic@)

Este jueves, 10 de junio, habrá un anular de Sol que se podrá ver desde Guadalajara, aunque sea de forma parcial. Aquí, se iniciará a las 11.01 de la mañana y el máximo se dará a las 11.43; el fenómeno finalizará a las 12.29 horas, algo menos de una hora y media después de iniciarse.

Para el jueves, la previsión es de un día de calor, con temperaturas en toda la provincia por encima de los 30 grados. Se espera que el cielo esté poco nuboso o despejado, con intervalos de nubosidad de evolución diurna.

Hay que recordar que nunca se debe mirar directamente al sol, con eclipse o sin eclipse. Existen a la venta filtros especiales y también se puede observar de manera indirecta, lo que garantiza la seguridad de que se evitarán daños en los ojos. Son numerosas las webs que dan consejos al respecto.

POCOS ECLIPSES

El último eclipse solar visible como parcial en España tuvo lugar el 21 de agosto de 2017, si bien en malas condiciones al producirse a la puesta de sol. El siguiente se verá el 25 de octubre de 2022, pero no se podrá ver en Guadalajara, ya que sólo alcanzará al noreste de la Península e islas Baleares. Para conseguirlo habrá que esperar al 12 de agosto de 2026, seguido de otro el 2 de agosto del año siguiente. Poco después, el 26 de enero de 2028, se podrá ver en España un eclipse anular.

¿QUÉ ES UN ECLIPSE?

Un eclipse de Sol es el fenómeno por el cual la luz del Sol es total o parcialmente ocultada al interponerse un astro entre el Sol y el observador. En los eclipses de Sol vistos desde la Tierra, el astro que oculta el Sol es la Luna.

Desde el punto de vista del observador, los eclipses de Sol se clasifican en: totales, anulares y parciales. Dicho observador dirá que ha visto un eclipse total cuando ve la Luna cubrir enteramente el disco del Sol. Sin embargo, otro observador situado centenares de kilómetros más al norte o más al sur que el primero verá la Luna cubrir sólo una parte del Sol, de manera que para él el eclipse será parcial. Hay ocasiones en las que la Luna no llega a cubrir enteramente el Sol desde ningún punto de la Tierra, por lo que para todos los observadores el eclipse es parcial.

Otro tipo común de eclipses es el eclipse anular. Estos se dan cuando el observador ve que el disco de la Luna no llega a cubrir el disco del Sol, aunque sus centros estén bien alineados. Esto es debido a que la Luna se encuentra ese día más lejos de la Tierra que en el caso de un eclipse total, de modo que su disco se ve más pequeño que el del Sol. En tal caso se observa un anillo brillante rodeando el disco lunar.

El plano por el que orbita la Luna alrededor de la Tierra está inclinado 5º respecto al plano por el que orbita la Tierra (y la Luna) alrededor del Sol. Dado que los eclipses requieren del alineamiento casi perfecto de los tres astros, los eclipses se dan muy pocas veces a lo largo del año. La Luna tarda un mes aproximadamente en completar una vuelta alrededor de la Tierra, por lo que si ambos planos coincidieran, habría 12 eclipses de Sol y otros 12 de Luna cada año.

En la práctica, el número de eclipses que se dan cada año es de entre 4 y 7, incluyendo los de Sol y Luna. En muchos casos los eclipses son parciales (o incluso penumbrales sólo en los de Luna), y visibles desde una fracción de la superficie terrestre. Cuando la Luna se encuentra cerca del Sol en el cielo la fase es de luna nueva, y existe la posibilidad de un eclipse de Sol. Cuando la Luna se encuentra en la dirección opuesta al Sol (visible toda la noche) la fase es de luna llena, y existe la posibilidad de un eclipse de Luna.

Más información: