Este domingo, a las diez de la noche, la Policía Local detenía a un conductor. Un vecino avisó de que una persona intentaba poner en marcha su vehículo, a pesar de presentar síntomas evidentes de intoxicación etílica.

Localizado  minutos después cuando circulaba de forma errática por la calle Buenafuente, el conductor fue requerido  a realizar las pruebas de alcoholemia, a lo que se negó.

Los agentes procedieron a la detención de este conductor, de 46 años y vecino de la provincia, al que se le imputó un delito contra la seguridad vial y por otro delito por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

Este conductor ha sido detenido por la Policía Local de Guadalajara en dos ocasiones  por el mismo tipo de delito.