Vista de Entrepeñas, en mayo de 2020.
Vista de Entrepeñas, en mayo de 2020.

En el inicio de una semana de buen tiempo y con Guadalajara autorizada para los desplazamientos dentro de la provincia, quizá haya llegado el momento de arrancar el coche y asomarse a Entrepeñas. Razones no faltan, porque el embalse ha ido acumulando el agua que no ha podido derivarse al Levante pero que, antes o después, desaparecerá por el Trasvase Tajo-Segura porque ya está comprometida.

Los embalses de la cabecera del Tajo, Entrepeñas y Buendía, han aumentado durante la pasada semana en 5,12 hectómetros cúbicos sus reservas y almacenan actualmente un total de 838,25, lo que supone el 33,29% por ciento de su capacidad –que asciende a 2.518 hectómetros–, según los datos aportados por la Confederación Hidrográfica del Tajo.

En este sentido, el embalse de Entrepeñas ha subido sus reservas en 0,92 hectómetros en los últimos siete días y almacena 459,54 de los 813 que puede embalsar; mientras que el de Buendía ha aumentado en 4,20 su capacidad y almacena 378,71 de los 1.705 hectómetros cúbicos que puede contener.

Del resto de embalses, cuatro han visto reducidas sus reservas y el resto las ha aumentado. Así, el Almoguera ha perdido 0,18 hectómetros y se queda con 5,94 de un máximo de siete; el de Bolarque baja 3,37 hectómetros y acumula 24,99 de un máximo de 31; embalse de Pálmaces ha bajado 0,14 hectómetros sus reservas y llega a los 27,19 de 31 posibles; y el de El Vado se deja 0,93 y se queda con 46,55, hasta un máximo de 56.

El resto han visto aumentadas sus reservas. Así, el de Beleña sube 0,50 y acumula 49,95 de un total de 53; el de Alcorlo ha ganado 1,10 hectómetros y cuenta con 110,51 de 180 acumulables; El Atance alcanza los 18,80 hectómetros, 0,37% más, de un máximo de 35; y el de La Tajera, que gana 1,29 hectómetros y se queda con 39,55 de sus 59 posibles.

Más información: