Vista general del corrimiento de tierras en Cuenca, localizado en las obras de la calle Canónigos, con las Casas Colgadas al fondo.
Vista general del corrimiento de tierras en Cuenca, localizado en las obras de la calle Canónigos, con las Casas Colgadas al fondo.

Cerca de las diez y media de la mañana de este miércoles, parte de la calle Canónigos de la capital conquense, en pleno casco histórico de la ciudad, se ha venido abajo. Todavía se desconocen las causas concretas que han provocado semejante avalancha de tierra, aunque la calle estaba en obras estos días.

Fuentes policiales han confirmado que, afortunadamente,que no ha habido ningún herido por este derrumbe. La cuadrilla de trabajadores que se encontraban realizando obras de reforma de esta vía habían abandonado minutos antes el lugar.

La calle Canónigos conecta en plena Hoz del Huécar el acceso a las simbólicas Casas Colgadas de la ciudad. Permanecía cortada desde hacía tiempo para completar los citados trabajos de adecuación.

Los trabajadores, almorzando

El alcalde de Cuenca, Darío Dolz, ha confirmado en la mañana del miércoles la decisión de cerrar todos los accesos a la calle Canónigos. De este modo, se clausura el Puente San Pablo desde el Parador, los accesos a la obra, el túnel de la plaza de Ronda y la subida desde el Auditorio.

En declaraciones a los medios desde el lugar de los hechos, ha detallado que sobre las 10.25 horas se caía el muro que soporta la zona de la calle Canónigos en la que se trabajaba desde hace semanas, insistiendo en que no ha habido que lamentar “ninguna desgracia” porque los trabajadores “estaban almorzando” en la Plaza Mayor.

Eran en total cuatro trabajadores los que operaban en la zona, entre ellos el responsable de la máquina que ha caído al vacío, además de otros tres trabajadores. “El conductor de la máquina ha vuelto a nacer”, ha enfatizado.

A partir de ahora se procederá al saneamiento de la zona, sin descartar tener que provocar algún derrumbe más.

Además, ha avanzado que se declarará de emergencia la obra a acometer en la reunión de la próxima semana del Consorcio, de manera que se acelerará la ejecución de los trabajos para restaurar la zona.

“Sé que es algo llamativo, pero pido a los conquenses que no suban”, ha señalado Dolz, quien ha descartado “responsabilidades” de ningún tipo, circunscribiendo el extremo a un “accidente”.

Más información: