Patio de los Leones, del Palacio del Infantado, en Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Patio de los Leones, del Palacio del Infantado, en Guadalajara. (Foto: La Crónic@)

Lo planteó hace dos años y lo ha dado por conseguido este 25 de mayo, esta vez en Guadalajara. El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha ratificado que está más cercana que nunca la posibilidad de que parte de los fondos del Museo del Prado se muestren, de forma permanente, en el Palacio del Infantado.

Sacar a la luz el «Prado oculto», los cientos y cientos de obras de arte de primer nivel que se guardan en los almacenes de la pinacoteca ha sido, hasta ahora, un imposible. Quizá 9 millones de euros sean el argumento definitivo para que la postura sea esta vez diferente.

Esa muy importante inversión de dinero público es la cifra exacta que Page ha esgrimido este miércoles, en el propio Patio de los Leones, como apoyo a su confianza en el éxito de la gestión para hacer de Guadalajara la «primera subsede importante» del Museo del Prado fuera de Madrid. «Lo digo con prudencia», ha matizado un casi eufórico presidente regional, que no ha obviado lo mucho que ha habido que negociar hasta la fecha.

En estos momentos se han alcanzado sendos preacuerdos con el Ministerio de Cultura y con el Patronato del Museo del Prado. A partir de ahora, presumiblemente dentro escasas fechas, se constituirá una comisión mixta, el foro donde se decidirán los fondos pictóricos concretos que se trasladarán al Palacio del Infantado.

Desde el Museo del Prado no se ha confirmado ninguno de estos datos a LA CRÓNICA, cuando han sido requeridos para ello por este diario tras las declaraciones de García-Page.

En julio de 2020 comenzó la negociación

Fue hace dos años, en la Plaza Mayor de Sigüenza y con motivo de una exposición fotográfica sobre la pinacoteca cuando se empezó a trabajar en este proyecto. En el acto inaugural, el presidente de Castilla-La Mancha hizo referencia a la posibilidad de que el Museo del Prado, pudiera establecer subsedes a lo largo de todo el territorio nacional, proponiendo expresamente el Palacio del Infantado de Guadalajara como escenario. «Estoy dispuesto a comprometerme financieramente para ello», dijo entonces. Dos años y 9 millones de euros después, las palabras se han concretado.

El director del Museo del Prado, Miguel Falomir, había precedido al presidente de Castilla-La Mancha en el uso de la palabra, con lo cual no se vio en el aprieto de tener que responder públicamente a la propuesta ni a comprometerse o desestimar la idea.

El tiempo de las concreciones, al fin, parece haber llegado.

Más información:

Un cuadro del Museo del Prado tienes que olerlo, no sólo verlo

¿Soportas la pintura azul en las paredes? Ponte a prueba en el Museo del Prado