17.5 C
Guadalajara
21 mayo 2024
InicioHistorias para recordarLa antigua leprosería de Trillo se hunde entre el olvido de casi...

La antigua leprosería de Trillo se hunde entre el olvido de casi todos

Los edificios de la antigua leprosería de Trillo se encuentran en estado de total abandono y con peligro de derrumbe. A finales del siglo pasado todavía vivían allí una veintena de antiguos pacientes que, aun estando curados, se consideraban aquí a salvo del rechazo que fuera del recinto solían encontrar.

-

En alguna ocasión, el Ayuntamiento de Trillo cayó en la cuenta del valor patrimonial que suponía y aún supone todo el complejo de la antigua leprosería, cuyos edificios están sometidos al olvido y al abandono, cuando no al saqueo sistemático de lo poco que va quedando.

Con talleres de empleo se intentó hace años rehabilitar algunas casas, sin demasiado éxito. «Hoy en día, está en estado de total abandono y con peligro de demolición. Los escasos visitantes entran en las casas y se llevan material histórico de medicina u otros que encuentran, arriesgando también su seguridad. Una comunidad religiosa que vive cerca quiere comprarlo para convertirlo en el «Pueblo de María». La Junta de momento no lo autoriza». No tiene ningún tipo de protección administrativa y, por lo que se ve, tampoco física. Lo más protegida que ha estado, en sentido figurado, fue cuando se rodó aquí una serie de la que damos reseña en un enlace, al pie de esta noticia.

Quienes hacen la descripción fiel y triste de esta realidad son los responsables de Hispania Nostra, la asociación que se ha convertido en el flagelo de las barbaridades que en España se perpetran contra nuestro patrimonio y que, por esos lamentables merecimientos, pasan a engrosar su muy conocida «Lista Roja». Este interesantísimo poblado ha sido incluido en tal relación del oprobio el 27 de marzo de 2023.

Medio siglo de vida contra la lepra

Como recuerdan los redactores del informe, esta instalación sanitaria nació en 1943 en el entorno del antiguo balneario de Carlos III, el mismo que ahora quiere volver a tener una oportunidad de la mano de una empresa privada, como ha informado LA CRÓNICA recientemente.

A finales del siglo pasado todavía vivían allí una veintena de antiguos pacientes que, aun estando curados, se consideraban aquí a salvo del rechazo que fuera del recinto solían encontrar.

«Estaban acompañados por las dos últimas monjas que les atendían. Esta pequeña ciudad llegó a albergar muchos servicios, tales como farmacia, cine, cárcel, bar, cementerio, escuela, etc. El quirófano era de gran nivel lo que hizo que acudieran pacientes de toda la comarca. Actualmente acoge un centro pastoral del Obispado de Sigüenza-Guadalajara, a cargo de la comunidad Sagrada Familia», recuerdan desde Hispania Nostra.

Las imágenes hacen que sobren más palabras.


Más información: