Patricia Franco, consejera de Economía, Empresas y Empleo de Castilla-La Mancha
Patricia Franco, consejera de Economía, Empresas y Empleo de Castilla-La Mancha.

La consejera de Economía, Empresas y Empleo del Gobierno de Castilla-La Mancha, Patricia Franco, ha anunciado dos nuevas líneas de ayudas puestas en marcha a poner desde su departamento. Una primera medida, dotada con 6,7 millones de euros es el ‘Cheque COVID’. Con esta fórmula se pretende que trabajadores que hayan sido despedidos durante la crisis vean incentivada su contratación.

Asimismo, se destinarán 3,5 millones más como línea específica para aquellos trabajadores que después de haberse visto inmersos en un Expediente de Regulación de Empleo no vuelvan a sus puestos de trabajo.

Así lo ha explicado Franco en su comparecencia en las Cortes regionales, para dar cuenta de las acciones llevadas a cabo por su departamento, donde ha avanzado además que se habilitará una línea de ayudas para aquellas personas que una vez superada la crisis quieran reducir su jornada laboral para dedicar parte de ella al cuidado de personas que lo necesiten, ayudas que también podrán destinarse a la contratación de personal para este cometido.

Plan autonómico

Para la consejera, la “prioridad” ha sido siempre “preservar la vida de las personas” desde que arrancara la crisis sanitaria, algo que “no ha estado reñido” con establecer medidas para la reconstrucción “desde el minuto uno”.

Entre los  74 puntos incluidos en el plan autonómico figuraban la agilización de ERTEs, impulso de la FP telemática, la línea de avales para empresas o medidas para la industria. Mediante 270 millones de euros y de forma pactada con agentes sociales y empresarios ya se están poniendo en marcha. A estas estrategias, Franco ha añadido las ayudas de 25 millones de euros a fondo perdido a disposición de autónomos y empresas aprobadas esta semana, “la convocatoria más ambiciosa” que asegura haber aprobado desde que es consejera.

Más información: