Este fin de semana, la oposición al vertedero de Guadalajara ha saltado a los terrenos de juego.
La oposición al vertedero de Guadalajara saltó incluso a los terrenos de juego.

La Dirección General de Economía Circular de la Junta de Castilla-La Mancha ha denegado la solicitud de autorización ambiental integrada (AAI) por parte de Cespa Gestión para construir un nuevo vertedero en el municipio de Guadalajara. Concretamente, se estaba detrás de conseguir autorización para un denominado «complejo medioambiental para el tratamiento y gestión de residuos industriales no peligrosos» dentro del término de la capital alcarreña, pero más cerc a de Yunquera o de Fontanar que de esta ciudad. El expediente se ha publicado este jueves en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM).

Croquis con la ubicación de la planta de tratamiento de residuos industriales de Guadalajara.
Croquis con la ubicación de la planta de tratamiento de residuos industriales que se pretendía en Guadalajara.

La resolución deniega esta autorización por motivos mediambientales, en base a otra declaración de impacto negativa emitida el pasado 14 de marzo, que tenía ya en cuenta la presencia del águila imperial en la zona entendiendo que dicha planta podría afectar a la especie.

Así, según el DOCM, el informe de Medio Natural y Biodiversidad de Guadalajara ha detectado cerca de una docena de parejas del águila imperial en la provincia, varias de ellas en la zona y esta planta podría afectar la presencia de una especie que, además, está protegida.

La solicitud parte de marzo de 2018, aunque fue mucho más recientemente, tras saltar a la luz otra vez la posibilidad de que se pudiese levantar planta en la capital alcarreña, cuando se creó una plataforma integrada por distintos municipios de la Campiña. Todos se oponían rotundamente al proyecto, incluso alguno con alcalde socialista.

En conclusión, el informe del Servicio de Medio Natural y Biodiversidad de Guadalajara considera que se deben buscar otras alternativas de ubicación mejor integradas ambientalmente.

Desde la Dirección General de Economía Circular se considera que no es viable desde el punto de vista ambiental el proyecto planteado y se declara de impacto el complejo. Contra esta decisión cabe por parte de la empresa Cespa Gestión interponer un recurso de alzada.

Más información: