Todos los profesionales que presten sus servicios en las residencias para personas mayores de Castilla-La Mancha, independientemente del régimen jurídico (estatutario, funcionario o laboral), de su vinculación y de la titularidad de la gestión del centro concreto (pública o privada) tendrán que cumplir el mismo protocolo antiCovid, equiparable además al de los sanitarios de los hospitales y de los centros de salud de la región.

Según los datos conocidos este jueves, hay 79 centros sociosanitarios de la Comunidad que cuentan con algún caso confirmado de coronavirus. De los 79 centros, 43 se encuentran en la provincia de Toledo, 16 en Cuenca, 7 en Guadalajara, 8 en Ciudad Real y 5 en Albacete.

Los residentes con caso confirmado son 439 y los fallecidos suman ya 1.562 según la estadística oficial.

Mismo protocolos que para el Sescam

A los profesionales les serán de aplicación los mismos protocolos de actuación vigentes para el personal que presta sus servicios en las Instituciones Sanitarias del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), en los términos incluidos en las últimas versiones de los protocolos aprobados por el Ministerio de Sanidad.

El Servicio de prevención correspondiente a cada centro sociosanitario (propios o ajenos) será el encargado de la gestión e implementación de las estrategias y protocolos aprobados por los organismos sanitarios y sociosanitarios para el control de la pandemia.

Desinfección de residencias de mayores de Guadalajara y Azuqueca por parte de la UME.

La nueva instrucción se ha publicado este viernes

La Dirección General de Recursos Humanos ha actualizado el procedimiento de valoración de las personas trabajadoras en las residencias para personas mayores de Castilla-La Mancha con relación a la exposición a COVID-19.

Según la instrucción publicada este viernes en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM)  debido al elevado número de profesionales y de personas con mayor vulnerabilidad al COVID-19 que conviven en las residencias para personas mayores en Castilla-La Mancha, se hace necesario extremar las precauciones y establecer cuantas medidas resulten necesarias para el control y tratamiento de la epidemia en estos dispositivos, con la finalidad de reducir el riesgo de contagio y de proporcionar el adecuado tratamiento necesario.

Así, la instrucción tiene por objeto la actualización de los procedimientos por los cuales las personas que trabajan en las residencias para personas mayores de Castilla-La Mancha deben ser valoradas por sus servicios de prevención de riesgos laborales con relación a la exposición a COVID-19.

Más información: