Mascarilla con las Virgen de la Antigua, portada por el hermano mayor de la cofradía, Emilio Vega. (Foto: La Crónic@)

La misa solemne del 8 de septiembre de 2020 ha sido una de las más insólitas que cabe imaginar para la celebración de la festividad de la Patrona de Guadalajara. Contrariamente a años anteriores, no tuvo el Fuerte de San Francisco como escenario, ya que en los días previos tampoco hubo traslado desde la ermita ni novena en su honor. Así las cosas, este martes apenas se han congregado fieles a las puertas del santuario. Los políticos han ganado en número, pues solo ellos tenían asegurado el ingreso en el templo.

Pasadas las doce de la mañana, el obispo de la diócesis, Atilano Rodríguez, comenzaba la misa, concelebrada. En los bancos, con gran distancia entre unos y otros, se desplegaban autoridades civiles y militares. Al fondo, un grupo reducido de fieles, como puede observarse en la galería de fotos que acompaña estas líneas.

Fuera, una ciudad sin ninguna alegría en las calles en un día de teórica fiesta, marcado en rojo en el calendario local y sometido a las limitaciones del coronavirus.

Virgen de la Antigua 2020. (Foto: La Crónic@)

Más información: