22.4 C
Guadalajara
23 mayo 2024
InicioMedio AmbienteMillones de euros le cuesta a la Junta proteger a las avutardas

Millones de euros le cuesta a la Junta proteger a las avutardas

-

El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado la publicación del decreto por el que se establecen pagos compensatorios para agricultores que realizan actividades en las zonas ZEPA, donde es obligada la protección de las aves esteparias para su conservación. El presupuesto para los próximos cinco años es de 41 millones de euros, 8,2 millones de euros por ejercicio.

La consejera Portavoz, Esther Padilla, según informa el Gobierno regional, ha indicado que dichas ayudas forman parte de la revisión del Plan de Gestión de las Zonas de Especial Protección de Aves Esteparias (ZEPA), que se publicó en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) el 15 de mayo, «documento logrado gracias al acuerdo con las organizaciones agrarias».

Un documento que, ha proseguido Padilla, «quedó plasmado cuando firmó la revisión con representantes de Asaja y UPA el pasado mes de abril», un acuerdo que fue «fruto de un gran trabajo de diálogo para encontrar ese equilibrio entre la protección medioambiental y el apoyo a la actividad de nuestros agricultores».

De este modo, la portavoz del Gobierno regional ha explicado que una de las principales medidas que tienen que llevar a cabo estos agricultores, porque así lo dice la normativa europea, es la de no realizar ninguna labor en la tierra del 1 de abril al 30 de junio.

«Por este motivo, y ante el incremento de los costes de producción y la posible reducción de ingresos que esto les pudiera suponer, se establece esta medida compensatoria de 192,90 euros por hectárea».

Es una medida, ha recordado, que no se lleva a cabo en todas las comunidades autónomas. «Castilla-La Mancha, junto con Aragón, somos los únicos que financian estos pagos compensatorios», ha añadido.

La novedad de estas ayudas es que a partir de ese año son anuales, y no plurianuales como se venía haciendo desde 2017, para facilitar la labor de los profesionales del campo, ha recalcado Padilla en referencia a que no estarían sometidos a un largo período de tiempo si deciden no realizar ninguna actividad agraria.

Asimismo, ha dado a conocer que el presupuesto para los próximos cinco años es de 41 millones de euros, 8,2 millones de euros al año, y se enmarca en el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural Feader, desde donde se financia la contribución de la PAC a los objetivos de desarrollo rural de la Unión Europea.

Dicho esto, ha recordado que, gracias a estas ayudas, se benefician en Castilla-La Mancha alrededor de 1.500 titulares de explotaciones agrarias con parcelas en las Zonas ZEPAs de ambientes esteparios, que en la región son un total de ocho.

«Con las ZEPAs ganamos todos», ha señalado Padilla, tras resaltar que suponen «una clara protección del medio ambiente»; si bien esta convocatoria de ayudas va destinada «a que no supongan perjuicio» a aquellos agricultores cuyas explotaciones –normalmente dedicadas al cereal– se encuentran en estas zonas.

Hay que mantener la conservación de espacios naturales, mientras se garantiza la rentabilidad económica de los cultivos y así evitar que la naturaleza y medidas de la UE supongan alguna pérdida a los agricultores, ha argumentado la portavoz del Ejecutivo regional.

UN TOTAL DE OCHO ÁREAS ESTEPARIAS PROTEGIDAS EN CASTILLA-LA MANCHA

Son ocho las áreas esteparias protegidas en Castilla-La Mancha a cuyos agricultores benefician estas ayudas. En 2005 se declararon estas zonas que recoge el Plan de Gestión de zonas ZEPA de ambientes esteparios en las cinco provincias de Castilla-La Mancha y que alcanza unas 200.000 hectáreas.

Son las denominadas áreas esteparias de La Mancha Norte, en las provincias de Toledo, Cuenca y Ciudad Real con 107.245,54 hectáreas; el área esteparia del este de Albacete con 25.767,55 hectáreas; la zona esteparia de El Bonillo (Albacete) con 17.279,75 hectáreas; la de Campo de Montiel, en la provincia de Ciudad Real, con 16.110,31 hectáreas; el área esteparia de la margen derecha del río Guadarrama, en Toledo, con 12.719,33 hectáreas; San Clemente (Cuenca) con 10.677,79 hectáreas; Campo de Calatrava (Ciudad Real) con 8.978,53 hectáreas y estepas cerealistas de La Campiña (Guadalajara), con 2.486,56 hectáreas.