Emiliano García-Page ha entrado a valorar este jueves su "cohabitación" gubernativa con Podemos. Lo ha hecho en el palacio de Fuensalida, durante encuentro con directores y periodistas de medios de comunicación de la región, en el que ha destacado que está gobernando "sin que nadie a estas alturas tenga el más mínimo miedo" con Podemos.

En su análisis sobre el papel del vicepresidente segundo, José García Molina y de la consejera de coordinación del Plan de Garantías, Inmaculada Herranz, ha llegado a asegurar que ambos "han sintonizado con el mecanismo normal de la Administración y con los objetivos centrales" de su Gobierno.

Ha realizado, por tanto, García-Page un "balance positivo" de esta etapa porque con su labor han contribuido "a que los falsos temores hayan desaparecido". "Las cosas en que no estamos de acuerdo no salen" pero muchas, ha asegurado, "son compartibles con Podemos, Ciudadanos y el PP".

Expectativas sobre Ciudadanos
Preguntado por su relación con Ciudadanos, tras una larga intervención desde el atril en la que sólo había aludido una vez y de pasada a esa formación, el presidente de Castilla-La Mancha ha indicado que, desde que se reunió en Toledo con su líder nacional, Albert Rivera, han mantenido "más contactos, pero dentro de la normalidad", mientras que a nivel regional está a la espera de qué decisión toman sobre las candidaturas, aunque "sí hay un contacto con dirigentes territoriales" de las tres formaciones, ha concluido.