Lo primero que hacía esta banda, bien organizada, era cambiar los bombines de la casas que okupaba.
Lo primero que hacía esta banda, bien organizada, era cambiar los bombines de la casas que okupaba.

Este martes, 24 de junio se ha sabido cuál ha sido el resultado de una operación de la Policía Nacional que desembocaba, el pasado miércoles, en la detención de cuatro personas. Se les considera miembros de una banda dedicada a okupar viviendas vacías de Guadalajara y otras localidades del Corredor del Henares. Una vez accedían a ellas, cambiaban la cerradura y se las “vendían” a personas interesadas, procedentes de la Comunidad de Madrid.

La Policía Nacional de Guadalajara inició, hace unos meses, una investigación para tratar de averiguar quién se encontraba detrás de varios delitos de usurpación de vivienda y defraudación de fluido eléctrico. Todos los casos de que se tenía conocimiento entonces estaban ocurriendo en inmuebles de la capital alcarreña.

Los agentes tenían indicios de la existencia de un grupo de personas que se estaba dedicando a okupar las viviendas, cuyo uso cedían posteriormente a personas interesadas procedentes de la Comunidad de Madrid, a cambio de 750 euros. Dado que el “cliente okupante” contaba con no salir de allí en dos años, la “renta” mensual apenas pasaba de 30 euros, luz incluida.

Bien organizados

Las averiguaciones de los agentes confirmaron que tras estos hechos se hallaba un grupo organizado. Cada uno de los integrantes tenía una tarea muy concreta: varios de ellos se dedicaban a la apertura y cambio de las cerraduras de las viviendas, mientras que otro permanecía vigilante para alertar de la posible presencia policial. Posteriormente, otro de los investigados realizaba las conexiones ilegales a la red eléctrica, para así transmitir la vivienda a los interesados con cerradura nueva y suministro eléctrico, bajo la premisa de que podrían utilizarla durante unos dos años hasta que se resolviese el proceso judicial de desahucio.

Una vez okupado el inmueble, un quinto individuo, que actuaba coaccionado y amenazado por los delincuentes, debía identificarse como el morador de la vivienda okupada ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, eludiendo así los integrantes del grupo toda responsabilidad.

Exterior de un edificio okupado y arrasado en Azuqueca.
Exterior de un edificio okupado y arrasado en Azuqueca.

Detenidos con antecedentes

La operación llegó a su fin cuando los cuatro integrantes del grupo criminal fueron localizados y detenidos por la Policía Nacional gracias a un dispositivo que permitió arrestarlos en el momento en que se disponían a actuar. Les fueron intervenidas diversas herramientas y útiles para la apertura de puertas y posterior ocupación de los inmuebles.

Los cuatro arrestados, que ya contaban con antecedentes de diversa índole, tendrán que responder ante la Autoridad Judicial por la comisión de los delitos de usurpación de vivienda, coacciones, amenazas y pertenencia a grupo criminal.

Más información: