El río Tajo, cerca de Almoguera.
El río Tajo, cerca de Almoguera.

El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha ha declarado de interés regional la zona regable de Almoguera, en lamargen derecha del río Tajo y dentro de los términos municipales de Almoguera, Mazuecos y Yebra.

Así lo ha dado a conocer este miércoles, en rueda de prensa, la consejera de Igualdad y portavoz regional, Blanca Fernández, quien ha explicado que la zona declarada comprende un total de 654,44 hectáreas “lo que supone un paso más para poder mejorar todo el regadío de este territorio”.

En este sentido, ha informado de que se trata de una medida obligada para que la Confederación Hidrográfica del Tajo permita la ampliación de la zona regable actual con el objetivo de proceder a su modernización “hacia sistemas de regadío más eficientes, que gestionen mejor el agua y que sean más sostenibles y al mismo tiempo, introduzcan un valor añadido a este sector y a esta comarca”.

Concentración parcelaria

Tras esta declaración, la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural llevará a cabo un expediente de concentración parcelaria que permita aumentar el tamaño medio de las parcelas, incrementando la eficiencia y la eficacia en su gestión para los propietarios.Una hectárea de regadío supone cuatro o cinco veces más de valor añadido que una hectárea de superficie de secano.

A este respecto, Blanca Fernández ha puntualizado que en Castilla-La Mancha se riega el 15,35 por ciento del total cultivado “por el 45,8 por ciento de Valencia y el 40 por ciento de Murcia, dos comunidades con gran dependencia del trasvase Tajo-Segura que con el agua que pasa por Castilla-La Mancha han podido desarrollar este volumen de superficie regable. Por tanto, parece razonable que nosotros también tengamos derecho de acceso al agua porque si una parcela regable tiene cuatro o cinco veces el valor de una parcela de secano, el desarrollo de Castilla-La Mancha ha quedado muy limitado por esa imposibilidad de poder acceder al agua debido a que tiene hipotecas diseñadas en épocas anteriores incluso a la democracia”.

La existencia de la presa de Almoguera, sobre el río Tajo, facilita una estructura adecuada para llevar a cabo la modernización del regadío sin necesidad de nuevas obras hidráulicas de derivación de regulación.