Guadalajara sí recordó profusamente a Buero Vallejo en 2016, centenario de su nacimiento. (Foto: La Crónic@)
Guadalajara sí recordó profusamente a Buero Vallejo en 2016, centenario de su nacimiento. (Foto: La Crónic@)

Entre el olvido, el despiste o el descuido de sus paisanos ha llegado inadvertidamente la fecha en que se cumple el vigésimo aniversario de la muerte de Antonio Buero Vallejo. Este miércoles, 29 de abril, debería recordarse el 20 aniversario de su fallecimiento, sin que haya constancia de homenaje oficial alguno en los días previos a la efeméride. La pandemia justificará muchos de estos olvidos.

Casa natal de antonio Buero Vallejo, en la calle Miguel Fluiters de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Casa natal de Antonio Buero Vallejo, en la calle Miguel Fluiters de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)

El guadalajareño Buero abordó en sus obras problemas universales a través del compromiso ético y social con la sociedad española de la posguerra. Ha sido la SGAE, que vive uno de sus momentos más lamentables, la que sí ha recordado cómo en su teatro “logró que la clara impronta social conviviera con una destacada capacidad de innovación formal y experimental que renovó el género dramático en España”.

Durante la Guerra Civil, Buero se mantuvo fiel a sus ideas republicanas. Posteriormente, fue preso e indultado. El dramaturgo alcarreño mantuvo durante su larga trayectoria una posición crítica con el franquismo, lo que le causó problemas con la censura, que llegó incluso a prohibir la representación de alguna de sus obras.

En 1949, el Ayuntamiento de Madrid le concedió el Premio Lope de Vega de Teatro por Historia de una escalera, su obra más emblemática. En ella, Buero retrata los conflictos, aspiraciones e inquietudes de unos vecinos, con el telón de fondo de una escalera.

‘Historia de una escalera’, obras como ‘En la ardiente oscuridad’, ‘La tejedora de sueños’, ‘Madrugada’, ‘Hoy es fiesta’, ‘Las cartas boca abajo’, ‘La doble historia del doctor Valmy’, ‘El concierto de San Ovidio’, ‘El sueño de la razón’, ‘Llegada de los dioses’, ‘La fundación’, ‘Caimán’, ‘Diálogo secreto’, ‘Lázaro en el laberinto’ o ‘Música cercana’ y, de manera destacada, ‘El tragaluz’, obra experimental en la que realiza una ácida crítica de la España franquista del momento, le reafirman como uno de los dramaturgos españoles más importantes del siglo XX.

Sus obras han sido dirigidas por figuras tan destacadas como Cayetano Luca de Tena, Juan Carlos Pérez de la Fuente, José Osuna, Manuel Canseco o Josefina Molina (en el cine). Entre los actores que han interpretado el teatro de Buero encontramos a Emilio Gutiérrez Caba, Pepe Sancho, Conchita Bardem, Tony Isbert, Adriana Ozores o Victoria Rodríguez, con quien el dramaturgo contrajo matrimonio en 1959.