El edificio administrativo de la central de Zorita, en plena demolición.
El edificio administrativo de la central de Zorita, en plena demolición.

En lo que queda todavía en pie de la central nuclear “José Cabrera”, en Almonacid de Zorita, han vuelto al tajo. Los trabajos de desmantelamiento, paralizados durante la pandemia de coronavirus, se han retomado. Tanto es así que se acaba de concluir la demolición del antiguo edificio de administración. Se ha completado en torno al 90 por ciento del proyecto de desmantelamiento.

Tras más de dos meses de paralización de la obra, los trabajos se reanudaron de forma progresiva hace varias semanas. Recientemente ha finalizado la demolición del edificio de administración, zona que ha quedado ya libre de escombros, según publica en su web la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa).

También en los últimos días se han realizado actuaciones de restauración de terrenos. Del mismo modo, se han enviado residuos radiactivos al centro de almacenamiento que Enresa opera en El Cabril (Córdoba) y se han llevado a cabo pruebas del Plan de Restauración del emplazamiento, entre otras acciones.

El edificio administrativo de la central de Zorita, justo antes de su demolición; al fondo, el bloque del reactor, desde hace meses sin la cúpula naranja.
El edificio administrativo de la central de Zorita, justo antes de su demolición; al fondo, el bloque del reactor, desde hace meses sin la cúpula naranja.

Nuevas medidas, por el COVID-19

Debido a la pandemia, para poder llegar a este punto de recuperación de la normalidad de la obra, durante las últimas semanas se han implementado en Zorita una serie de medidas preventivas para reducir el riesgo de contagio por coronavirus.

Dichas medidas que han sido explicadas a todos los trabajadores que han accedido a la planta en varias sesiones formativas, formación que seguirá impartiéndose para todo el personal que acceda a la instalación.

En estos momentos, el proyecto de desmantelamiento de la central nuclear José Cabrera se sitúa en torno a un 90% de grado de avance y los trabajos actuales siguen afrontando su etapa final, centrados en las demoliciones.

Más información: