Los fondos para la recuperación de esta zona del Alto Tajo proceden de Europa.
Los fondos para la recuperación de esta zona del Alto Tajo proceden de Europa.

El consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, ha presentado este jueves el proyecto europeo Life Ribermine con el que el Gobierno de Castilla-La Mancha va a revitalizar en el Alto Tajo las zonas que en su día fueron afectadas por la antigua mina de caolín de Santa Engracia, ubicada en la localidad de Peñalén.

El objetivo es el de “reactivar las comarcas que en su día dependieron socioeconómicamente de la extracción de minerales como el carbón o el caolín, como es el caso que hoy nos ocupa, impulsando actuaciones para recuperar sus ecosistemas originales, a la vez que contribuimos a la lucha contra el cambio climático”.

Fondos de la Unión Europea

El proyecto Life Ribermine, cofinanciado por la Unión Europea, y coordinado por la Dirección General de Transición Energética de la Consejería de Desarrollo Sostenible, cuenta con un presupuesto de 2.941.280 de euros, y en el participan junto al Gobierno de Castilla-La Mancha, entre otros, la empresa pública medioambiental Geacam, el Geoparque de Molina de Aragón, la Confederación Hidrográfica del Tajo, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, empresas y asociaciones mineras españolas y portuguesas, asociaciones ecologistas, así como diferentes universidades, tanto nacionales como internacionales.

¿Qué se va a conseguir en la zona?

Varios son los objetivos que se persiguen con el Life Ribermine, según ha recalcado el consejero. Entre ellos, la recuperación de los paisajes naturales del entorno de la mina Santa Engracia; la restauración de 27,4 hectáreas del Alto Tajo para mejorar el sistema fluvial de su cuenca; la también mejorara de la calidad de su agua en 21,5 km de tramos de río; y la reproducción del hábitat físico, químico y biológico de la zona afectada.

Durante el primer año se va a proceder a los movimientos de tierra en las escombreras exteriores de la antigua explotación de Santa Engracia; el segundo año se emprenderá la remodelación del hueco principal; y para el tercer año, se realizarán actuaciones en la escombrera de Hoya Grande, y en el denominado ‘frente del cementerio’.

En el mes de julio se inició el movimiento de tierras en las dos escombreras principales. Está previsto que finalice en octubre, para a continuación, iniciar las labores de cubrimiento y revegetación de las escombreras citadas para ayudar a su consolidación.

“Tenemos la firme intención de que puedan ser replicadas estas actuaciones en otras minas en España y la Unión Europea, además de concienciar de la existencia de soluciones que eliminan el impacto ambiental vinculado a la actividad minera en las masas de agua dulce, especialmente en los espacios que forman parte de la Red Natura 2000”, ha afirmado el consejero.

Escudero ha añadido que, con este Life, que se exportará a Lousad (Portugal), zona de paso del Tajo en Portugal, se va a proyectar internacionalmente la comarca del Alto Tajo, “reconstruyendo sus ecosistemas afectados a la vez que fomentamos el empleo local contribuyendo al desarrollo socio-económico de la comarca”.

El responsable de Desarrollo Sostenible también ha querido subrayar que este proyecto “es pionero en Europa por las metodologías y técnicas utilizadas de forma conjunta, también es una referencia mundial sobre los trabajos de restauración de minas, ya que es el más completo que se conoce hasta la fecha”. Una circunstancia, según ha enfatizado, “que refleja la importancia de este proyecto que lidera Castilla-La Mancha”.

Más información: