Frase pintada sobre la calle Miguel Fluiters, coincidiendo con el Maratón de los Cuentos de 2020. (Foto: La Crónic@)
Frase pintada sobre la calle Miguel Fluiters, coincidiendo con el Maratón de los Cuentos de 2020. (Foto: La Crónic@)

La ciudad de Guadalajara no está siendo capaz de contener el coronavirus en esta segunda ola. Esa es la conclusión más relevante que se saca tras ver el detalle de casos de la última semana, publicados por la Junta. En otras localidades de la provincia sí se atenúa el azote de la pandemia, pero con tantas variaciones de unos casos a otros que es obligada la prudencia y el análisis detallado.

En lo relativo a la capital, se acumulan 463 casos de coronavirus en las dos últimas semanas, lo que da un índice de 539 casos por 100.000 habitantes, un dato malo sin paliativos. Y lo peor es que la cifra es ascendente, al pasar de 207 a 256 casos de una a otra semana.

En Azuqueca, la segunda mayor localidad de la provincia, la situación está casi estabilizada, con un ligero descenso que no es significativo por sí mismo, pero que sí queda muy lejos de los 89 casos de la semana 41ª, casi el doble de los actuales.

Aumento apreciable de casos en Marchamalo, Sacedón y Yunquera

Incremento de afectados por el COVID en estas últimas jornadas se han producido en A Alovera (pasa de 15 a 21), en Chiloeches (de 1 a 6), en Fontanar (de 1 a 2), en Albalate de Zorita (ahora con 1, cuando antes no tenía ninguno), en Galápagos (de 1 a 4), en Humanes (de 2 a 7), en Pastrana (ahora con 2), en Torrejón del Rey (de 7 a 9), en Trillo (ahora con 1) y en Uceda (de 7 a 8).

Especialmente destacados son los casos de Marchamalo (que casi dobla de 8 a 14 casos, cuando aún no se han olvidado los 21 que registró en la semana del 5 al 11 de octubre) y también Sacedón, que salta de 5 casos a 21. Otro aumento espectacular es el de Yunquera de Henares, que acumula 11 casos una semana después de contabilizar apenas 4.

Con todo, hay que tener siempre en cuenta que los datos oficiales del COVID-19 en España tienen la característica de que mutan más incluso que el propio virus. De una semana a otra, las cifras que se facilitan cambian, se “consolidan” y no tienen nada que ver en muchos casos con las que los lectores de LA CRÓNICA  pudieron ver en su momento. Atentos, pues, a todas las informaciones que podamos facilitar para tener una mejor comprensión de la evolución real de la pandemia.

Más información: