Uno de los detenidos en la operación contra los
Uno de los detenidos en la operación contra los "Bloods", llevado desde la Comandancia hasta los Juzgados. (Foto: Guardia Civil)

«Bloods» es el nombre de un grupo de delincuentes conocido por policías y guardias civiles desde dos décadas. De origen latino, hasta hace un año actuaban de preferencia en Cataluña y en el País Vasco. Su implantación ya era más que notoria en 2021, con unos 400 integrantes y 20 «bloques» o comandos implantados en diferentes provincias españolas. Uno de esos «bloques» es lo que se ha podido desmantelar ahora en Guadalajara.

Un operativo policial desarrollado el pasado lunes y en el que participaron más de 30 agentes de la Guardia Civil de distintas Unidades, culminó con la detención de 9 personas y la investigación de otras 5 en las localidades de Azuqueca de Henares, Alovera, Yunquera de Henares, Meco y Alcalá de Henares. Todos menos uno son menores de edad.

Uno de los detenidos en la operación contra los «Bloods», llevado desde la Comandancia de Guadalajara hasta los Juzgados. (Foto: Guardia Civil)

Pasión por aparecer en las redes sociales, machete en mano

La operación se inició gracias a la poca discreción de los propios pandilleros, muy dados a publicar sus acciones en redes sociales, donde aparecían esgrimiendo machetes y armas blancas en pleno casco urbano de las poblaciones. Ese afán de notoriedad ayudó a los agentes de la Guardia Civil, que venían investigando una serie de altercados y delitos causados por jóvenes en distintas localidades del Corredor del Henares. 

La Guardia Civil da por seguro que los ahora detenidos pretendían asentarse en poblaciones del área del Corredor del Henares y hacerse con el control de la zona, donde ya se habían hecho notar, principalmente mediante «amenazas y lesiones graves que llevaban a cabo de forma grupal, organizada y violenta, llegando en alguna ocasión a congregarse hasta 60 personas esgrimiendo armas blancas con la intención de causar lesiones a terceras personas», según una fuente del instituto armado.

Como destaca la propia Guardia Civil, «en la mayoría de estas organizaciones, un elevado número de componentes son menores de edad, quienes habitualmente son inducidos a abandonar sus domicilios familiares y cometer actividades ilícitas como medio de financiación de la banda. En particular, en esta investigación, de los 14 detenidos e investigados, 13 de ellos son menores de edad, y el mayor de edad igualmente habría cometido sus actividades ilícitas cuando era menor».

Bandas latinas cada vez más «multinacionales»

Los «Bloods» muestran la evolución de este tipo de delincuencia en España. Originalmente emparentados con los «Trinitarios», también implantados hace años en Guadalajara, en la actualidad han dejado de ser bandas puramente latinas y acogen a chavales de muy distintos orígenes nacionales, desde magrebíes a centroeuropeos, como destacaba el diario El País. Eran los días, a finales de 2021, en que los «Bloods» sufrieron el mayor golpe policial, del que parecen haber revivido. Entonces se llegó a conseguir la detención del «suprema» de la banda, Samuel C. A., de 34 años y origen ecuatoriano, que dirigía todo desde Barcelona e incluso ordenaba asesinatos.

Por lo que se ha llegado a saber, la banda «Bloods» se asentó en España a mediados de 2002, controlada inicialmente por dominicanos. Hasta 2009 actuaron sin grandes problemas, cuando la Guardia Civil consiguió apuntarse la primera gran operación contra ellos, en la localidad alicantina de Torrevieja.

La investigación ha sido desarrollada por el Grupo de Información de la Comandancia de la Guardia Civil de Guadalajara, coordinada por la Jefatura de Información de la Guardia Civil (UCE-3), y en colaboración con la Sección de Información de la Zona de Castilla-La Mancha y agentes del Área de investigación del Puesto Principal de Azuqueca de Henares.

Más información: