7 C
Guadalajara
23 febrero 2024
InicioLocalGuadalajara estrena un mejorado Hospital de Día Geriátrico

Guadalajara estrena un mejorado Hospital de Día Geriátrico

El servicio de Geriatría del Hospital Universitario de Guadalajara acaba de completar su actividad con la puesta en funcionamiento del Hospital de Día dentro de las instalaciones del edificio de ampliación.

-

El director gerente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, Alberto Jara, ha visitado el servicio de Geriatría del Hospital Universitario de Guadalajara, que acaba de completar su actividad con la puesta en funcionamiento del Hospital de Día dentro de las instalaciones del edificio de ampliación.

Acompañado por la gerente del Área Integrada de Guadalajara, Elena Martín, ha conocido el trabajo de Geriatría tanto en lo referido a la hospitalización convencional, que cuenta con 64 camas, como el que se realiza con pacientes ambulatorios en el Hospital de Día, ha informado la Junta en nota de prensa.

Jara ha valorado la puesta en marcha de las nuevas instalaciones, «que han facilitado que tanto Geriatría como el resto de servicios hayan podido introducir mejoras en las formas de trabajo, en su organización y en definitiva en la atención que se da a los pacientes».

Junto al del jefe del servicio de Geriatría, Juan Rodríguez y el supervisor Marcos Sobrino, Jara ha comprobado cómo el traslado a la ampliación ha supuesto mejoras y una optimización de los recursos humanos al aproximar la hospitalización y el Hospital de Día, donde se agrupan consultas, salas de tratamiento y espacios para el trabajo de Geriatría en coordinación con Atención Primaria y con los centros sociosanitarios.

Asimismo, ha visitado la sala de terapia de la Unidad de Día, la última en incorporarse en las nuevas instalaciones. Con capacidad para tratar a 40 mayores, en la unidad se realizan terapias ambulatorias para la recuperación funcional y la prevención de fragilidad con el fin de mejorar la situación de las personas de edad avanzada y favorecer su autonomía.

Para ello se trabaja con tres grupos de mayores, uno de los cuales asiste dos días por semana para la recuperación funcional tras un proceso de enfermedad. Un segundo grupo es el de prevención de caídas y de fragilidad y un tercer grupo se orienta a la estimulación cognitiva.

La unidad cuenta con un equipo multidisciplinar compuesto por una enfermera, un médico, un celador, un técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería, una terapeuta ocupacional y una trabajadora social. Trata a pacientes que residen en sus domicilios, que son derivados desde las consultas de Geriatría, y también a pacientes quirúrgicos que han estado ingresados y que han sufrido un deterioro funcional. Para ello trabajan actividades basadas en ejercicio físico, ejercicios de memoria y actividades grupales que favorecen una vida activa.

El jefe de Geriatría ha apuntado al objetivo de «mejorar la autonomía de las personas mayores revirtiendo el deterioro cuando aún es posible y prevenir la fragilidad». Asimismo, pretende ser un apoyo para las familias, facilitando que las personas mayores permanezcan en su domicilio y evitando su institucionalización siempre que sea posible.

El Hospital de Día de Geriatría funcionaba en las antiguas instalaciones del hospital hasta el año 2020, cuando la pandemia obligó al cese de su actividad. La unidad introduce una serie de cambios estructurales y organizativos respecto a su etapa anterior, apostando por tratamientos más intensos y breves en el tiempo que faciliten el acceso a un mayor número de usuarios.

Cuando los mayores alcanzan la mayor mejoría posible reciben el alta de la unidad. En este sentido, Rodríguez Solís ha insistido en la importancia de la implicación de las familias «para que el paciente continúe las terapias en su domicilio y no perder aquello que han mejorado».

Por este motivo, los familiares acuden en distintos momentos de la terapia y se les instruye para que el paciente continúe sus terapias en casa tras recibir el alta en la unidad. Para ello, una novedad de las nuevas instalaciones es un aula para una escuela de cuidadores en la que se forma a los familiares en las capacidades necesarias en los cuidados.

Las nuevas instalaciones también han introducido mejoras en la hospitalización convencional, que cuentan con salas de terapia ocupacional y fisioterapia en la propia hospitalización para prevenir el deterioro en pacientes ingresados.


Más información: