Protesta de los vecinos ante la oficina de Ibercaja en Villanueva de Alcorón.
Protesta de los vecinos ante la oficina de Ibercaja en Villanueva de Alcorón, por la pérdida del cajero automático.

Un grupo de personas se ha concentrado este miércoles ante las puertas de Ibercaja en Villanueva de Alcorón, tras la decisión del banco de clausurar el único cajero que permanecía abierto en el pueblo y que daba servicio a otras diez localidades de la comarca.

El cajero dejó de funcionar este martes, 12 de abril de 2022, lo que influirá en la vida de alrededor de un millar de habitantes de esta despoblada parte de la provincia de Guadalajara. Una grúa y un camión se llevó el cajero automático.

En apenas tres años se ha ido La Caixa y ahora cierra este cajero, quedando solo abierta la oficina de Ibercaja un día a la semana, los miércoles, para atender a todos estos pueblos. Para las gestiones fuera de esas escasas horas hay que desplazarse medio centenar de kilómetros, a Trillo o a Molina de Aragón.

Con lemas como ‘Queremos los mismos derechos y servicios’; ‘No vaciéis más la España vaciada’, ‘Cumplimos con las obligaciones’ o ‘No al cierre de servicios’, vecinos de estas localidades se han concentrado ante las puertas de la entidad.

«Estamos en shock todavía. Hemos hecho todo lo que estaba en nuestras manos. Nos hemos dirigido a la cúpula de la entidad para pedir que no nos quitaran el cajero porque es vital y solo pedimos que la instalen de nuevo», apunta la presidenta de la Mancomunidad Alto Tajo, Esther Rubio.

Según Rubio, es una «necesidad acuciante y clamorosa» para la zona teniendo en cuenta que la mayor parte de la población que reside en ella es mayor y que no tienen tarjeta ni saben utilizar el bizum; incluso los comercios carecen de datáfono».

Rubio se pregunta qué van a hacer y por qué se permite esto, un problema que, además, afectará también a los visitantes que se desplacen a conocer esta bella comarca.

A la espera de los cajeros de la Diputación

Precisamente, esto se produce coincidiendo con el momento en el que la Diputación de Guadalajara ya tiene asignados más de una treintena de cajeros en distintos municipios de la provincia entre los que no se encuentra Villanueva porque cuando se realizaron las solicitudes en esta localidad todavía estaba el cajero de Ibercaja, y por eso no lo pidieron.

La presidenta de esta mancomunidad no entiende cómo a las propias entidades bancarias «se les llena la boca» hablando de «ayudar a la sostenibilidad y a la igualdad» cuando «esto es claramente un signo evidente de desigualdad». Tienen claro que la apertura de la entidad un solo día para atender a todos estos municipios «no es en absoluto suficiente», ha abundado.

Por su parte, el alcalde de Villanueva de Alcorón, José Martínez, lamenta que han pasado «de tener dos sucursales hace tres años a quedarnos solo con una que solo da servicio un día y a no tener ningún cajero».

Villanueva de Alcorón tiene censados unos 160 habitantes, pero da servicio a ocho pueblos y dos pedanías (Arbeteta, Peralveche, El Recuenco, Villanueva de Alcorón, Armallones, Zaorejas, Peñalén y Poveda y las pedanías de Villaescusa y Villar de Cobeta), e incluso a algún pueblo cercano de Cuenca.

Más información: