Jaime Sanz, ante los periodistas.
Jaime Sanz, ante los periodistas.

El concejal de Servicios y responsable de limpieza, Jaime Sanz, ha dado este viernes su versión de los motivos por los que el Ayuntamiento no suspendió el contrato de limpieza en los colegios durante la fase de confinamiento, a pesar de que no hubiera actividad docente en los mismos durante varios meses. El asunto fue planteado este jueves por el PP y los lectores de LA CRÓNICA han tenido, más allá de la versión de la oposición, una más amplia y documentada información.

“En aquellos días nadie supo con certeza en qué momento se produciría el regreso a las aulas y los colegios debían mantenerse desinfectados y limpiados de forma escrupulosa”, se ha justificado Sanz. Además, ha recordado que algunos colegios los comedores ofrecieron la recogida diaria de menús para el alumnado con becas.

“No contaron toda la verdad”

“La empresa nunca estuvo cruzada de brazos porque tuvo que realizar limpieza y desinfección profunda de todas las dependencias, de todo el mobiliario y de gran marte del material escolar para estar siempre preparados para el retorno a las aulas”, ha insistido.

Asimismo Jaime Sanz ha lamentado que Jaime Carnicero, en su rueda de prensa del jueves, “no contase a los medios toda la verdad”.

El concejal interpreta que “lo que el Tribunal de Cuentas hace es censurar al Ayuntamiento de Guadalajara por no haber vuelto a licitar este contrato de limpieza, que vencía el pasado 1 de enero de 2019. El señor Román forzó a la empresa a seguir prestando servicio después de que la misma renunciase a una prórroga. Y por este mismo motivo el señor Antonio Román ha tenido que presentar alegaciones ante el Tribunal de Cuentas ¿a que de esto no les informó el señor Carnicero?”, se ha preguntado.

El actual alcalde, Alberto Rojo, también presentó alegaciones a ese mismo procedimiento, aunque estas llegaron fuera de plazo, según hace constar el Tribunal de Cuentas y ha podido confirmar este diario.

Más información: