7.3 C
Guadalajara
1 marzo 2024
InicioHistorias para recordarLa Zona de Bajas Emisiones es, objetivamente, innecesaria en Guadalajara

La Zona de Bajas Emisiones es, objetivamente, innecesaria en Guadalajara

Si se midieran, emplazamientos como la Avenida del Ejército, Bejanque o La Llanilla superarían también ampliamente los valores de la futura ZBE, una almendra central en la que, en teoría, deberían seguir bajando os ya de por sí reducidos niveles de contaminación.

-

Desde hace semanas, nueve estaciones repartidas por la ciudad están tomando datos continuados de la contaminación existente en Guadalajara. Las mediciones todavía no son públicas, aunque LA CRÓNICA sí ha tenido acceso a las mismas y los resultados son esclarecedores: el aire de la capital alcarreña goza de buena salud. Algo que, por otra parte, ya se sabía.

El sistema instalado por el Ayuntamiento de Guadalajara, del que ha ido informando puntualmente este periódico, cuenta con 7 puntos de control dentro de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) y otros dos, fuera. Estos últimos se han instalado en dos ubicaciones potencialmente conflictivas: Cuatro Caminos y la Estación de Autobuses.

Pues bien, según los parámetros internacionales, la calidad del aire de Guadalajara es buena. Dicho en cifras, el índice de la pasada semana, que ha podido conocer LA CRÓNICA en detalle, oscilaba entre 20 y 34 puntos. El resultado que van entregando los sistemas de medición son más que satisfactorios porque en lo relativo a calidad del aire, cuanto más cercano a cero sea el índice, mejor. A partir de 50 es cuando deja de considerarse «buena». Guadalajara, por tanto, se mantiene en una zona más que tranquilizadora, de media.

Cuestión diferente son las mediciones concretas y ocasionales. Como queda dicho, cada artilugio remite vía Internet a un servidor los parámetros que detecta en ciclos de medio hora, a lo largo de las 24 horas del día.

Así, durante los últimos siete días el nivel máximo de contaminación se localizó a las cuatro de la tarde del lunes, 29 de enero, en la Plazuela de Don Pedro… junto a una calle cerrada al tráfico, por obras. Precisamente, el ir y venir de la maquinaria en una impenitente zanja sobre la que trabaja Guadalagua desde hace tiempo puede tener que ver, muy probablemente, con esa alta medición.

En cuanto al ruido, que también se mide, de nuevo esa estación, esta vez a las 11 de la mañana, marcó un nivel superior a lo aconsejable, con 55 decibelios. La palma en este apartado, por lo negativo, se la lleva sin embargo el cruce de Cuatro Caminos, con picos de 66 decibelios.

Estación de control de la contaminación de la Plazuela de Don Pedro, la que más se ha «disparado» en los días previos a esta información. (Foto: La Crónic@)

¿Qué sentido tiene rebajar la contaminación donde ya es baja y no donde la hay?

Es precisamente esa ubicación, fuera del perímetro afectado por la Zona de Bajas Emisiones, la que aporta datos de interés para el debate sobre el sentido último de restringir el tráfico en el centro y derivarlo hacia el resto de la ciudad.

En el caso de Guadalajara, en Cuatro Caminos la calidad del aire llega ocasionalmente a cifras peores de 80, multiplicando por tres y por cuatro, para peor, los datos de las calles próximamente afectadas por la ZBE… meses antes de que entre en vigor.

Si se midieran, emplazamientos como la Avenida del Ejército, Bejanque o La Llanilla superarían también ampliamente los valores de la futura ZBE, una almendra central en la que, en teoría, deberían seguir bajando los ya de por sí reducidos niveles de contaminación.

Sea como fuere, según fuentes consultadas por LA CRÓNICA, el Ayuntamiento tiene intención de empezar a facilitar todos estos datos a través de las pantallas diseminadas por la ciudad y también en Internet. Lo que se ofrezca no será todo el aluvión de mediciones, pero sí los valores (actualizados, insistimos, cada media hora) de parámetros como el ozono troposférico, las partículas en suspensión y el ruido ambiente, además de la calidad del aire propiamente dicha.

Curiosamente, la que seguirá funcionando es la estación más veterana, que no es municipal sino de la Junta y que se encuentra instalada desde hace muchos años en la calle Cifuentes. Allí, durante 2023, las cuatro alertas que saltaron fue por partículas, según las fuentes consultadas.

¿Por qué todo este despliegue ahora?

Todas las ciudades de más de 50.000 habitantes están obligadas a crear Zonas de Bajas Emisiones para cumplir con distintas directivas europeas y también con la Ley contra el Cambio Climático. La ZBE de Guadalajara comprenderá todo el casco de la ciudad, dentro del perímetro que marcan la glorieta de Bejanque, La Carrera, doctor Fernández Iparraguirre, Cuesta del Matadero, Cardenal González de Mendoza, Avenida del Ejército hasta Plaza de España y todo el barranco del Alamín. Todas estas vías mencionadas quedan fuera de la Zona de Bajas Emisiones. De este modo, se da la paradoja de que las vías con mayor tránsito de coches (y, por tanto, más contaminación) seguirán polucionando tanto o más que hasta ahora.

Todos los vehículos que quieran acceder al casco podrán hacerlo con la condición general de que el destino final sea el propio casco y que vayan a aparcar en él. Sólo estarán vetados los vehículos del grupo A, que son los de gasolina anteriores al año 2000 y los diésel matriculados antes del 2006.

Accesos previstos para la Zona de Bajas Emisiones.

Más información: