Portada del
Portada del "barómetro" del Comité de las Regiones, publicado en octubre de 2020.

Media docena de citas en 142 páginas es el balance de Castilla-La Mancha en el informe que acaba de dar a conocer el Comité de las Regiones. En este barómetro se analiza la gestión del coronavirus en Europa. En el documento no hay pretensión de hacer críticas ni valoraciones, sino que opta por la enumeración de cientos de datos, sin que los ejemplos tomados se destaquen necesariamente por su calidad o eficacia.

Las referencias a Castilla-La Mancha en el barómetro, que los lectores de LA CRÓNICA pueden descargarse desde aquí, incluyen alguna de las medidas adoptadas para mejorar el sistema sanitario frente al COVID-19. En este punto cita, a título de ejemplo, a las regiones italianas de Lombardía y Piamonte, a la región rumana de Sibiu y a Castilla-La Mancha.

Hace lo mismo en lo referido al reparto de mascarillas, donde reseña que Castilla-La Mancha, a fecha de junio, había procedido a la distribución de más de 830.000 unidades de forma gratuita entre la población.

Una de las citas a Castilla-La Mancha hace refrencia a su alta letalidad en algunas fases de la pandemia.
Una de las citas a Castilla-La Mancha hace refrencia a su alta letalidad en algunas fases de la pandemia.

Incluso en el cuestionado capítulo de lo ocurrido en las residencias de mayores, el Comité de las Regiones cita a Castilla-La Mancha cuando se refiere a que “muchas regiones comprendieron la necesidad de proporcionar asistencia especial” en estos recursos “para proteger a sus residentes de alto riesgo”. De esta Comunidad Autónoma señala que gestiona 344 residencias de ancianos, con 15.000 empleados y 26.000 residentes, alude al plan de contingencia diseñado al principio de la pandemia y recuerda la inversión adicional de 19 millones de euros para contener la expansión del virus. También se menciona a Castilla-La Mancha en lo referido a test diagnósticos, citándola como una de las primeras regiones, junto con Bruselas, en ponerlos en marcha.

Interpretación entusiasta de García-Page

A la vista del documento, Emiliano García-Page ha asegurado que Castilla-La Mancha se puede dar “un baño de honra y de orgullo como región” porque es de las “poquísimas” regiones que son reconocidas, mencionadas y puestas de ejemplo por la presidenta de la Comisión Europea.

“Hoy se ha publicado un informe que pone a las claras que estamos en la primera división de las regiones que se han tomado en serio el virus y la pandemia y que lo han combatido con todas sus fuerzas”, ha enfatizado el presidente autonómico.

Un éxito que es gracias –ha dicho– a todos los profesionales de la sanidad, a todos los trabajadores del orden público, de la docencia y a todos los servidores públicos, empezando por la gente de su Gobierno que “realmente se ha dejado la piel por combatir algo que todavía lamentablemente tenemos que seguir combatiendo”, ha afirmado el presidente de Castilla-La Mancha.

Más información: