24 C
Guadalajara
13 abril 2024
InicioLocalSusana Martínez, protagonista de un pleno que iba a ser protocolario

Susana Martínez, protagonista de un pleno que iba a ser protocolario

Susana Martínez aprovechó su turno de palabra, más allá de la cortesía preliminar a las concejalas salientes y entrantes, para criticar los 14 asesores contratados, con detalle de cada uno de los sueldos que percibirán.

-

Ana Guarinos ha pedido disculpas el 14 de julio de 2023. Lo ha hecho en el pleno que presidía este viernes en el Ayuntamiento de Guadalajara. La excusa no ha sido por algo propio, sino ajeno: «Me habría gustado que este fuera un pleno de bienvenida y de despedida» a las concejales cesantes y a las que se incorporaban en su lugar, lamentaba la alcaldesa, molesta por el uso hecho de su turno de palabra por Susana Martínez, la concejala de Aike. De eso damos cuenta detallada más adelante.

Guarinos se presentaba en la Plaza Mayor casi a la vez que los miuras cerraban los encierros de los sanfermines, en Pamplona. Lo hacía además, vestida de blanco con cinturón rojo, como un involuntario guiño a la otra capital de provincia que corre toros en puntas por sus calles. Las dos únicas, Guadalajara y Pamplona, tan diferentes.

De esa guisa, de blanco impoluto, impuso dos medallas, a 450 euros la unidad, a dos nuevos ediles, mujeres ambas. Falta otra, para quien sustituya a la concejala de Vox que acaba de abandonar el Consistorio por un quítame allá esas discrepancias.

Con cinco minutos de retraso comenzaba este viernes en el Ayuntamiento de Guadalajara ese pleno «extraordinario y urgente», fijado para las ocho y media, que tenía como propósito reajustar la corporación, tras las primeras renuncias habidas, que no son todas. Insistamos que ya hay una tercera. «Todavía quedarán más renuncias», ha vaticinado la alcaldesa.

En la sesión se «tomaba razón» de las de María Montero García, del PP, y de Sara Simón, del PSOE, por muy diferentes razones pero con el mismo resultado: dejan paso a nuevas concejalas.

Con ello, desde este 14 de julio ya son concejalas la popular María Begoña García Vallbuena y la socialista María Teresa López Tomé. Fieles a la norma no escrita para estos casos, la primera juró y el cargo y la segunda, lo prometió.

María Begoña García Vallbuena en el momento de jurar su cargo como concejala del Ayuntamiento de Guadalajara.
María Teresa López Tomé en el momento de prometer su cargo como concejala del Ayuntamiento de Guadalajara.

Una crítica intervención de Susana Martínez

Susana Martínez aprovechó su turno de palabra, más allá de la cortesía preliminar a las concejalas salientes y entrantes, a criticar la modificación de la RPT para rebajar los requisitos de licitación mínima de algún nuevo asesor, personal de confianza de la alcaldesa, sin comunicación previa al resto de los grupos. En total, serán 14 los asesores de que disponga el nuevo equipo municipal de gobierno. Martínez dio cuenta de los sueldos que percibirán, uno por uno. «Es un espectáculo desolador, dantesco, por favor señor Toquero, háganselo mirar», recriminó la solitaria concejala de Aike

El portavoz de Vox, siguiendo el símil taurino con que se iniciaba esta crónica, no entró al trapo.

Fue Alfonso Esteban del PP, amable y comedido en su valoración de las tempranas renuncias –con palabras afectuosas para Sara Simón, presente en el salón de plenos– quien sí lo hizo. «La señora Martínez no renuncia a nada, ni a la medalla, ni a su personal eventual ni a su sueldo… Predique usted con su ejemplo, que siempre aprovecha cualquier ocasión para ensuciarlo todo». No se detuvo ahí. «Sea, sobre todo, respetuosa y a la altura de las circunstancias; al menos, mantenga la compostura y el nivel que merece este pleno», insistía Esteban. Ese argumento lo remacharía más tarde la propia alcaldesa: «Aquí no se ha incrementado el sueldo de nadie respecto a los que recibían ustedes, son exactamente los mismos que se venían percibiendo de enero a junio de 2023».

Lucía de Luz, en el brete de si seguir la línea de Aike o la reclamada por el PP optó, como era previsible, por la crítica política, dejando para el final las cortesías protocolarias. En este caso, para insistir que la del PSOE fue la lista más votada, recordar que no se conoce el detalle del pacto con Vox, sostener que con Alberto Rojo (que estaba a su lado y que está dispuesto a compatibilizar la concejalía con su probable escaño en el Congreso) no renunciaban concejales, resaltar la omnipresencia del concejal Morejón en puestos y candidaturas… «Estos son los socios de gobierno que ha elegido Ana Guarinos para Guadalajara».

La propia Ana Guarinos dedicó su intervención de cierre para dar las gracias, por «su paso adelante», a las dos concejalas más fugaces de este mandato, Montero y Simón. A este propósito, alertó de que «nadie tiene derecho a juzgar» los motivos de las renuncias. «Aquí no se viene a juzgar a nadie, nos juzgarán los ciudadanos y a ustedes ya les han juzgado», espetó Guarinos, mirando a la bancada socialista.

Minutos después, a las 9.13, levantaba la sesión. Pero la protagonista había sido –por activa, por pasiva e incluso por perifrástica– Susana Martínez.


Más información: