Ancianos en una residencia de la provincia de Guadalajara.
Ancianos en una residencia.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha vuelto a modificar las medidas para los centros, servicios y establecimientos de servicios sociales para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19. Si a primeros de mes limitaba a dos visitas semanales las realizadas a las residencias de mayores, a partir de este viernes y hasta el 10 de octubre dichas visitas se mantendrán con normalidad.

No obstante, podrán adaptarse en función de la valoración realizada por las personas responsables de salud pública, en coordinación con las personas responsables de servicios sociales de la Comunidad, dependiendo de la situación epidemiológica y de cada centro.

Así consta en la resolución de Bienestar Social, que publica este viernes el Diario Oficial de Castilla-La Mancha, en la que el departamento que dirige la guadalajareña Bárbara García Torijano alega que los datos recogidos en el Informe de la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad de fecha 8 de septiembre muestran que los indicadores de riesgo de transmisión de la COVID-19 se sitúan en Castilla-La Mancha en niveles de riesgo medio/alto tanto en población general como en mayores de 65 años, por lo que las residencias de personas mayores se están viendo afectadas por la incidencia de la COVID-19, «con un incremento paulatino del número de casos, brotes, hospitalizaciones y defunciones».

«Aunque las tasas semanales de incidencia parecen estar disminuyendo en las dos últimas semanas en todos los grupos de edad, la disminución de la tasa de incidencia en la población con 65 y más años de edad es de menor intensidad», añade.

En consecuencia, y para dar una adecuada respuesta a la situación actual, se considera necesario mantener la adopción de medidas en los centros, servicios y establecimientos de servicios sociales en el ámbito territorial de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19.

En el caso del régimen de visitas a las personas usuarias de residencias de mayores que no están en aislamiento o cuarentena, ni han estado en contacto con ningún positivo y no presenten síntomas compatibles con la enfermedad, se mantendrá con normalidad, si bien podrá adaptarse en función de la valoración realizada por las personas responsables de salud pública, en coordinación con las personas responsables de servicios sociales de la Comunidad, dependiendo de la situación epidemiológica y de cada centro.

Se recomienda que, en el supuesto de existencia de brote en el centro, acudan preferentemente las personas visitantes que hubieran completado la pauta de vacunación.

Mejor, en el exterior y siempre con cita previa

Siempre que sea posible las visitas se realizarán en el exterior, con mascarilla tanto la persona residente como la que realiza la visita. De igual modo, la persona que acuda a la visita, no ha de presentar cuadro clínico compatible con la infección por coronavirus, ni haber estado en contacto estrecho con caso sospechoso confirmado y encontrarse por tanto en situación de cuarentena.

Las visitas se concertarán mediante sistema de cita previa, en función de la capacidad organizativa del centro. Se llevará un registro de visitas en el que conste los datos identificativos y de contacto de la persona visitante.

En el supuesto de tratarse de personas residentes que por su situación personal no pudieran desplazarse, por tratarse de personas encamadas, deberá garantizarse el acceso a través de un circuito seguro con el objeto de minimizar las entradas y salidas a zonas comunes.

En caso de tratarse de una situación de acompañamiento en los momentos finales de la vida, podrán asistir a la visita el número de personas, incluyendo asistencia espiritual, que autorice el propio centro atendiendo a las características del mismo y tras una valoración individualizada del caso concreto. El tiempo de la misma podrá flexibilizarse en función de la situación de la persona enferma y los criterios del centro, manteniendo siempre las adecuadas medidas higiénicas y de seguridad.

«Aconsejan» que el personal esté vacunado

En cuanto al personal de atención directa de los centros, servicios y establecimientos de servicios sociales, desde la Consejería de Bienestar Social se insta a promover la vacunación de aquellas personas trabajadoras de nueva incorporación o que todavía no lo hubieran hecho.

Entre otras recomendaciones, el Gobierno regional aconseja que a las personas trabajadoras no vacunadas no se les asigne el cuidado de las personas residentes no vacunadas y, en su caso, a las que aún no hubieran completado la pauta de vacunación.

Para poder prevenir y controlar la enfermedad, se recomienda realizar semanalmente prueba diagnóstica de infección activa (PDIA) a todas las personas trabajadoras vacunadas o que hayan pasado la enfermedad en los últimos tres meses. Dichas pruebas se realizarán a través del servicio de prevención de riesgos laborales correspondiente o en el mismo centro residencial.

De igual modo, a las personas trabajadoras que rechacen la vacuna o que no hayan completado su vacunación, se recomienda realizar control de temperatura diaria y pruebas diagnósticas de infección activa (PDIA) dos veces por semana, como medida específica de evaluación del riesgo y de prevención en estas personas trabajadoras. Dichas pruebas se realizarán por el servicio de prevención de riesgos laborales correspondiente o en el mismo centro residencial.

Medidas, en principio, hasta el 10 de octubre

Esta resolución también regula visitas y salidas en las viviendas de personas mayores, viviendas para personas con discapacidad y Centros de Atención a personas con discapacidad grave y menores, así como funcionamiento de los Centros de Día de personas mayores y personas con discapacidad, Servicios de Estancias Diurnas, Centros de Mayores y Hogares de Jubilados.

Todas las medidas decretadas serán revisadas mensualmente en función de la evolución de la situación epidemiológica general y la situación particular de las residencias de personas mayores.

Bárbara García Torijano, este viernes en Guadalajara.
Bárbara García Torijano, este viernes en Guadalajara.

Declaraciones de García Torijano

Horas después de que el DOCM publicase la resolución, la consejera de Bienestar Social, Bárbara García, ha dado a conocer en Guadalajara la decisión del Gobierno regional de reabrir las visitas de las familias a sus mayores en las residencias de la región cualquier día de la semana y no como hasta ahora que estaba establecido en dos días.

Tras precisar que las visitas serán «estructuradas y organizadas» desde los propios centros, ha indicado que esta medida es la única que ha cambiado de momento, teniéndose en cuenta la mejora de los datos de la pandemia en base tanto a los informes de Salud Pública como informes técnicos. «Aunque no podemos estar contentos, los datos van mejorando muy notablemente».

Según la titular de Bienestar, era algo ya necesario tras tener adoptar medidas más restrictivas durante el verano a raíz del repunte de casos positivos. «Ha surtido efecto y consideramos que podemos abrir el abanico» en base a los resultados, ha precisado.

«Creemos que es importante que los mayores reciban ya las visitas de sus familiares porque ello también les afecta de forma emocional», ha subrayado tras recalcar la importancia de ir flexibilizando las medidas para volver a la normalidad.

Ha apostillado que este es el único cambio que han realizado ya que los demás han considerado importante mantenerlos de forma preventiva hasta ver como prosigue la evolución de la pandemia.

Más información: